15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo único que faltaba

5 de mayo de 2019
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
5 de mayo de 2019

Elucubraciones

Un grupo de Comunicadores se reunieron en estos días en Medellín con el fin de afianzar las relaciones entre los miembros de dicho  gremio y aprovechar para hacer algunos ejercicios académicos que consideramos son bien interesantes.

Pero sí nos llamó la atención el tema que abordaron en esta reunión la cual giró  en torno a la pregunta,  ¿ Un influenciador es un periodista ?  Algo así como plantear la inquietud, Un médico legista es Abogado? Un bacteriólogo es médico ? Todas, actividades importantes y que nos merecen el mayor respeto. Pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Si el tema hubiera sido, ¿ Un influenciador es comunicador ? otro hubiera sido el cantar, porque no solo se acerca a la realidad, sino que no se comete craso  error repetitivo y contra el cual hemos luchado permanentemente de aclarar que comunicador es lo general y periodista es lo particular, como el abogado al penalista o el medico al cardiólogo.

Tan sencillo. El mismo diccionario LID de Marketing Directo e Interactivo dice que un influenciador puede ser cualquiera  que cuente con un perfil en alguna red social y que sea un comunicador nato.

Otra cosa es la influencia del periodista entre sus lectores, oyentes, televidentes, pero en temas trascendentales de interés general, no en aspectos comerciales que es en el cual se mueven los ya de moda influencer.

Cuando la Corte Constitucional en marzo de 1998, bajo la presidencia del Magistrado el antioqueño Vladimiro Naranjo y la ponencia de otro Magistrado antioqueño Carlos Gaviria Díaz declaró inexequible la Ley 51 de 1975, que adoptaba el Estatuto del Periodista, abrió de par en par la puerta para que cualquier humano fuera periodista. El periodismo pasó de ser profesión a convertirse en una oficio o arte, Que tal .

La Ley 51 de 1975 clarificó legalmente la situación de los periodistas profesionales empíricos y obligó a los aspirantes a tan digna   profesión a realizar a vincularse a los programas de pregrado de los centros de educación superior, para obtener el título y poder ejercer la profesión. No más empíricos después de 1975.

Pero bajo el argumento, que la información es un derecho fundamental, no se puede limitar dicho derecho y cualquier puede ser periodista. Pero es lo mismo el derecho fundamental a informar que tenemos todas las personas,  por el solo hecho de ser racionales, en la casa, en el bar, en el estadio y la información de interés general, seria y responsable que el periodista emite a través de medios masivos de comunicación?  Estoy convencido que son 2 cosas totalmente diferente.

Y si hablamos de derecho fundamental como argumento para sustraerle  la calidad de profesional al periodismo, ¿ podríamos decir lo mismo de la medicina ? La salud es un derecho fundamental, por lo tantos todos podríamos  curar y recetar y la medicina dejaría entonces de ser una profesión.

Los 9 Magistrados de la Corte  se apartaron  por completo del concepto emitido por el Procurador General de la Nación, de la época,  Jurista Jaime Bernal Cuellar quien les recordó que  el artículo 73 de la constitución  señalaba que la actividad periodística gozaba de protección para garantizar su libertad e independencia profesional.

La Corte hizo una salvedad en el sentido de que seguía vigente el secreto profesional, afortunadamente, pero lo extraño es que si el periodismo deja de ser profesional, su sigilo como va a llevar el apellido profesional. O es que ya existe constitucional o legalmente el secreto en los oficios ?  Eso confirma que el periodismo es una profesión muy particular y no un simple oficio o arte.

Que mal se le hizo, no solo al periodismo, sino al país. Como la información es un derecho fundamental, entonces ahora cualquier  analfabeta puede ser periodista. ¿ Qué organismo  dice quién es periodista y quién no ? Lo Más grave es que ésta delicada profesión, que es una pasión y una devoción, es ejercida ahora por negociantes del periodismo que fungen como periodistas. ¿ En manos de que periodistas está el país?