24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Libre y directo

26 de mayo de 2019
26 de mayo de 2019

No hace el ridículo Pinto con sus equipos en la cancha. Millonarios no es la excepción. Actúa con fidelidad a sus maneras, con destreza táctica, mucho coraje y batiendo el corazón. No seduce con su técnica, pero rinde con sus números. Es cuestión de actitud y dinámica, de firmeza en la presión, con juego simple, sin perfume, con bombeo profundo y poca elaboración. Sus futbolistas, sin conflicto de egos, actúan desatados, poniendo el alma en cada balón, sin permitirse renuncias o concesiones.

Ese orden pragmático ha despertado la euforia entre tribuna y tribuneros, que lo ven campeón. Pero, aunque tenga vuelo para aspirar, aún hay terreno por recorrer. Incierto es siempre el futbol.

El rey no come caviar.

Atlético Nacional busca, en su afán por reinventarse, jugadores y técnicos, como golpes de opinión, si importar la calidad que portan. Es la consecuencia de su incomprensible depresión, por las debilidades de manejo. La anatomía de sus crisis tiene variados componentes, ampliamente analizados, que conducen a su complejo presente deportivo, económico y administrativo. Es el ruidoso derrumbe de un grande, acostumbrado a consumir caviar. De bandazo en bandazo trascurre su alocada vida, entre el desespero de los suyos y el placer de sus rivales. Presiona la hinchada, ahogan los resultados y los mandos no encuentra la tecla apropiada para el clic que de la solución. No se sabe que es peor, si el empoderamiento a los hinchas, los futbolistas sin alma, o los técnicos y directivos sin capacidad para conducir. 

Palmadas te da la vida.

Salida en Falso de Gamero DT del Tolima, en el descontrol de la derrota. Escupa al piso y palmada en la cara a su colaborador, con vuelta viral en el mundo del balón. No es la manera correcta de desmarcarse de una amarga derrota, considerando que  Gamero es uno de los mas sencillos entrenadores parados en la raya. Otros tan arrogantes, tan posudos, tan zalameros. Por eso sorprendió. Dice el agredido que solo fue una broma. Pero  ni era el lugar, ni el momento, ni la acción. ¿Muertos de la risa, como afirma, y  en la caída? El mundo del futbol al revés. O la Realidad manipulada.