24 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

El legado del editor Benjamin Villegas

Autodidacta. Periodista de largo aliento formado en la universidad de la vida. Destacado en cadenas radiales, diarios nacionales y co-fundador de medios como Colprensa y el diario digital Eje 21. Formador de buenos reporteros en Manizales, Bogotá y Medellín.
11 de mayo de 2019
Por Orlando Cadavid Correa
Por Orlando Cadavid Correa
Autodidacta. Periodista de largo aliento formado en la universidad de la vida. Destacado en cadenas radiales, diarios nacionales y co-fundador de medios como Colprensa y el diario digital Eje 21. Formador de buenos reporteros en Manizales, Bogotá y Medellín.
11 de mayo de 2019

A cuatro años de redondear la media centuria de su rutilante carrera en la industria gráfica colombiana,  el eximio editor bogotano Benjamín Villegas nos ha sorprendido a todos al hacer público su legado,  a los 70 de edad.

La hoja de vida y obra  de este colombiano ejemplar, de ancestros caldenses, la resumió en cincuenta  palabras “Mi  Tierra”, el  diccionario de Colombia:

“Benjamín Villegas Jiménez. Arquitecto, diseñador gráfico. Fundador de Benjamín Villegas y Asociados (1972) y Villegas Editores (1985), considerada como una de las empresas editoriales más importantes del país y de mayor proyección internacional, especializada en la publicación de libros de gran formato sobre temas colombianos que constituyen 120 de sus 167 volúmenes”.

Don Benjamín resolvió desde  muy joven el crucigrama de su vida, laborando al lado de su papá y tocayo en la Litografía Colombia, de la que a la postre sería gerente y tambor mayor. Su taita falleció cuando él tenía13  años.

“El creativo Señor de los libros”, como lo llamó el periodista Óscar Domínguez, en una crónica del pasado, escribió así su manda, en la Revista Crónica: “Este es mi legado. (Carta y regalo a los lectores). En 2019 cumplo 46 años de estar creando, desarrollando, diseñando y editando libros ilustrados de gran formato y alta calidad, que ya suman más de 300 primeras ediciones, dentro del mismo marco de país, similar aspiración temática e idéntico propósito: divulgar la buena imagen de Colombia.

Mis libros revelan nuestro país en todos los aspectos positivos de su cultura: arte, arquitectura, artes aplicadas, fotografía, naturaleza, historia, cocina, geografía, costumbres, museos, deportes, lugares, folclor, etc.

Su publicación ha sido posible gracias al respaldo y al apoyo que, por años, me han brindado entidades de los sectores privado y público, patrocinando su investigación, sus textos, sus fotografías, su ilustración y su impresión, todo ello de la mano de los mejores científicos, escritores, fotógrafos y artistas en cada uno de los temas.

Ha sido una tarea intensa y desafiante. Un reto que hoy —a mis 70 años— al mirar en su conjunto el testimonio escrito y gráfico que he logrado reunir y publicar sobre nuestro país, me hace sentir plenamente satisfecho.

También, en una colección de interés general, he respaldado la publicación de más de 120 primeras ediciones de títulos en narrativa, poesía, historia, filosofía, teatro, cine, periodismo, biografía, crónica, etc., en su mayor parte de autores colombianos. Y, en una colección de interés infantil y juvenil, más de 30 primeras ediciones originales.

Desafortunadamente, los libros ilustrados de gran formato han circulado con frecuencia en ediciones limitadas a los amigos de los patrocinadores; y los que yo he impreso, para distribución al público general en las librerías, han tenido un precio elevado, debido a su gran calidad, lo que ha limitado su circulación.

Pero, como creo que uno publica para “hacer público” un contenido, y los de mis libros no han podido llegar a todos aquellos interesados en sus temas, he decidido ponerlos, completos y sin costo alguno —bajo el título LIBROS LIBRES— en mi página de Internet www.villegaseditores.com. Es la forma que he elegido para que la labor de toda una vida tenga un sentido real y los temas que he escogido para dar a conocer lo positivo de Colombia estén al alcance de todo el mundo”…

La apostilla: A don Benjamín  lo llevó el ancestro caldense a una pronta conclusión: “Para triunfar hay que ser autosuficiente e independiente. Nada de jefes. Dicho en otra forma, el jefe soy yo”.

([email protected])