26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia «respeta» la inadmisión de un cubano en la isla tras expulsarlo

27 de mayo de 2019
27 de mayo de 2019

Bogotá, 26 may (EFE).- El Gobierno colombiano aseguró este domingo que respeta la decisión de las autoridades de Cuba de inadmitir al ciudadano de ese país Raúl Gutiérrez, quien fue expulsado de la nación cafetera el jueves anterior luego de ser capturado en 2018 cuando al parecer planeaba un atentado islamista contra estadounidenses.
Tras la expulsión, ayer se conoció que Gutiérrez regresó a Bogotá debido a que las autoridades de su país no lo dejaron ingresar.

«Migración Colombia respeta y acata dicha resolución y en ese orden de ideas mientras se lograba subsanar el inconveniente se tomó la decisión de trasladar a Gutiérrez de regreso a la ciudad de Bogotá, en donde continuará bajo custodia de nuestros oficiales», explicó este domingo ese despacho en un comunicado.

La inadmisión de Gutiérrez «fue una decisión sustentada en procedimientos internos de las autoridades migratorias cubanas», aclaró la autoridad colombiana que agregó que «la medida de expulsión (…) sigue en curso y finalizará una vez se cumplan con todos los trámites establecidos» por la isla.

«En estos momentos me encuentro recluido bajo la seguridad de la aerolínea Avianca en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá», indicó ayer Gutiérrez en un video publicado por Noticias Caracol.

El cubano comentó que al llegar a su país los oficiales de Inmigración le indicaron que su situación estaba «bien» y que no querían «hacer un show mediático».

Sin embargo, manifestó que lo interrogaron en una oficina del Ministerio del Interior y le manifestaron que la manera en la que entró a la isla era «ilegal» y que podía «dañar la seguridad cubana».

El 14 de marzo de 2018 Gutiérrez fue detenido en la ciudad colombiana de Pereira (centro), en donde al parecer preparaba un atentado islamista que iba a perpetrar en Bogotá contra estadounidenses.

Según informaron en ese momento las autoridades, el detenido se comunicaba vía Telegram con grupos extremistas islámicos y había entrado a Colombia de forma ilegal con el objetivo de atentar en la «Zona Rosa» de Bogotá, un área de bares y restaurantes muy frecuentada por extranjeros.

Gutiérrez ya había sido deportado de Colombia en 2015 y fue expulsado del país en 2017, cuando también entró de forma irregular.

El cubano comenzó a ser seguido por autoridades colombianas tras el aviso de agencias extranjeras de seguridad, lo que terminó con su detención.

A pesar de ello, el pasado 20 de mayo un juez de la capital colombiana lo puso en libertad al indicar que no podía ser condenado por su manera de pensar o lo que publicaba en sus redes sociales.

La medida de expulsión fue tomada tres días después de «manera discrecional» por la Regional Eje Cafetero de Migración Colombia y el director de esa entidad, Christian Krüger Sarmiento, aseguró en un comunicado que la decisión obedece al interés de la institución de mantener la seguridad nacional.

«El terrorismo no es un juego, es una amenaza global a la cual hacemos frente día a día», dijo Krüger.
El funcionario agregó que las personas son libres de expresar en sus redes sociales lo que «sienten, piensan o comparten en diferentes niveles. Sin embargo, su uso debe hacerse de manera responsable». EFE
cpy/cav