8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Brigadas de salud o paños de agua tibia

5 de mayo de 2019
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
5 de mayo de 2019

Es muy frecuente, sobre todo en zonas marginales, emprender de vez en cuando lo que se llaman “Brigadas de salud” para atender con cierta urgencia a población vulnerable. En el caso de las comunidades indígenas se hacen más evidentes las “brigadas” también de salud, para la realización esporádica de vacunaciones y consultas médicas.

Y son acciones que se pueden catalogar como de “paños de agua tibia” porque son ejercicios esporádicos y sobre todo, porque existe un casi absoluto desconocimiento sobre las prácticas en materia de salud que tienen estas poblaciones, que en el caso de Risaralda son afros e indígenas, ubicados especialmente al Occidente del Departamento.

La muerte de infantes ha crecido de una manera exagerada entre los Chamí y desde luego que tiene su relación con lo que sucede por la malnutrición que se puede encontrar en la Guajira.

Digamos que en ambos casos hay presencia de actividad minera y de otro lado, en el caso del Chocó, de una deforestación impresionante. Esto quiere decir, en el caso Pueblo Rico y Mistrató, y desde luego el resto de municipios chocoanos, que una de las principales fuentes de proteína animal, desaparece por la contaminación de los ríos. Y de otro lado, cuando hay una deforestación, los animales silvestres desaparecen y agrava la situación de esta poblaciones asentadas en estos territorios.

Todo esto se puede constatar por la migración permanente, en el caso del Chamí, hacia poblaciones como Santuario, Belén de Umbría, Apía, Guática, y desde luego Pereira. Y al salir, se enrolan fácilmente en la actividad de recolección de café, ante la escasez de dicha mano de obra por las críticas condiciones que sufren los cafeteros. En días pasados tuve la oportunidad de visitar La Celia y para sorpresa mía pude constatar que había un indígena del Chamí dedicado a la recolección de café, según me pudo informar un mestizo que lo acompañaba.

Quiere esto decir que mientras la actividad minera, sobre todo ilegal, y la deforestación persista, los desplazamientos de afros e indígenas continuará y paralelo a ello el crecimiento de la desnutrición.

Desafortunadamente en materia de actividades económicas que se proponen para los indígenas y las prevenciones en materia de salud, se fundamentan en los criterios Occidentales, es decir, no tienen en cuenta la cosmovisión, y los conceptos de salud que estas comunidades vulnerables manejan.