20 de julio de 2019
Aguas de Manizales. Banner julio de 2019.

“Sigamos” con Yesid Rozo, a la alcaldía de Pereira

20 de abril de 2019
20 de abril de 2019

Política 2.0 para la capital del Risaralda
-Política para la geografía mental de los pereiranos
-La Redmocracia se asoma a la política
-Hay que devolverle poder al ciudadano
-Gobierno colaborativo contra la corrupción

Por ÀLVARO RODRÌGUEZ HERNANDEZ

Yesid Rozo Forero es un abogado que dejó el concejo de Pereira, después de estar en la “miel” de la corporación durante12 años.

Lo podríamos llamar como un Político 2.0

Sus menesteres lo llevaron a arropar otros escenarios: el profesional y el académico. Su voz se sintió y fuerte. Cómo olvidar la triada formada al lado de  Juan Pablo Gallo, hoy flamante alcalde de Pereira y al actual congresista, Juan Carlos Reinales. Los tres eran compañeros de ese salón comunal que era el Concejo de Pereira. Tenían luz propia. Eran tres personas distintas pero un sólo Dios Verdadero. El “espíritu santo” de la política.

Metido de liberal ha llevado distintos mensajes de acuerdo con sus amplias visiones de región y desarrollo. Yesid es un inconforme. Aspira llegar por firmas pero no descarta alianzas. Esa es su impronta. Hombre de consensos: de aspiraciones y que representa el hastag SÌGAMOS. Es una extraña mezcla de académico, primero, y de político ajeno a las componendas, a los “torcidos” que erosionan la escasa credibilidad que le queda a la política.

Hoy está más dedicado a lanzar reflexiones, a pensar la región. Por eso mismo, consideró que tenía el resorte propio para levantar vuelo… (Yesid, no le gusta recostarse sobre escenarios ya edificados)

Escuchándolo, es un credo distinto para la política. Otra forma de hacer región y de “hacerse sentir”. Es un credo distinto. Es un territorio inteligente que porciona, separa, aisla, para la Política.

PODER CIUDADANO

Sencillo: entre más información tenga el ciudadano entregada por el gobernante, existirá un mayor poder ciudadano, tomará mejores decisiones  y tendrá pulsaciones al instante y no esperar para votar cada 4 años

Una apuesta distinta para la “arquitectura” institucional.

Considera que con más datos, más información, permitiremos cambios en los entornos urbanos.

LA REDMOCRACIA

Para ello se presentó hace poco con una conferencia  sobre lo que es una aproximación real a un gobierno abierto y colaborativo e Innovación social en una Ciudad Inteligente. Aprovechar los nuevos formatos de las tecnologías de la Información, que avanza más firme que los pasos propios de la política.

Es otro mensaje para seguidores diferentes en el mundo de los Datos. Innovar en Política. Para ello, considera con otros reflexionadores, que “¿estamos frente a una nueva democracia?

Frente al resurgir mundial del partido de la Red que pregona sus tiempos en las plataforma de los datos.

Sí, consideramos que  sí y donde el Estado debe estar presente para que el ciudadano no lo arrolle. No lo aplaste, pienso, en los interrogantes que deja su exposición.

“Saber utilizar la información: transformando, abierto y participación en extensión para el gobierno”.

EL CIUDADANO

Dentro de lo que señala,  advierte que esta nueva política en red, permitirá que los Congresistas se vean obligados a preguntarle al ciudadano, a consultarle  sobre contenidos propios de la ciudad, el país, su forma vital. Retroalimentarse. Más participación ciudadanía y elevar la forma de abordar ideas para empoderar más entornos. Más contenidos al debate, asegura Rozo ante más de 400 asistentes a un foro en el que es invitado por un colectivo ciudadano de la región.

Permite, al fin,  más iniciativas ciudadana y mayor debate.

“Inteligencia colectiva, pensamos todos,  devolverle poder al ciudadano”, sentencia con entusiasmo”.

CONTRA LA CORRUPCIÒN

Más allá de la política de sumas y restas, es una Política Inteligente que algún día abrazaremos, pienso, entre los apuntes sueltos.

“Planificación abierta en dirección a la población que ayudará a combatir la corrupción”, expresa Rozo el académico que asoma en él, desde hace ya varios años.

Es un gobierno abierto para combatir la corrupción, donde la ciudadanía tome más decisiones. Donde se le entregue más información, datos abiertos, añade Rozo en las varias conferencias que le hemos escuchado en su periplo político que asoma por firmas y no descarta “consensos programáticos” como prefiere llamar las alianzas en ciernes.

Tecnología del empoderamiento  y de la Información que permite nuevo poder ciudadano, agrega sin pensar en cálculos políticos o en  enredos que fracturen o “domestiquen”  la voluntad popular. Polìtica en grande, que seduce y que expone anticipándose a lo que viene este joven ex presidente dos veces del Concejo de Pereira, Rozo Forero Yesid. Ajeno a las tribulaciones de grande capitales que mueve el ropaje de la política que cierra espacios y el ingreso de nuevos pensamientos. El cuarto por firmas que desafía la política tradicional para la alcaldía de Pereira, sin medir tiempos. Abrazado a sus creencias.

GEOGRAFÌA MENTAL

Para evitar daños colaterales, al elector, digo, configura con su apuesta en grande, una nueva “geografía mental”. Un chip ideal. Especial.

“Permite un paisaje emocional  de la ciudad”, dentro del mercado electoral que arrastra pedazos de cosas.

Como ayer, hace ya varios años, tiene claro Yesid que la “discusión de la ciudad debe trascender la mecánica política y pasar al plano de las propuestas realizables y pertinentes para los desafíos de ésta”. Reflexión que sentenció, recuerdo, cuando decidió hacerse aún lado y marginarse del Concejo de Pereira.

EL AYER

Hace más de 12 años, en la separación del poder terrenal como concejal para meterse de lleno en la academia, escribí sobre él como reflexión en ese entonces:

“En ese propósito se propone dar un vuelo como el del águila: sin aletazos, mirando el presente y mirando en perspectiva la construcción de nuevos moldes partidistas.

En ese vuelo considera que sale a construir  un territorio inteligente de cara al debate comicial..”

NO HAY TRIUNFO, SIN RENUNCIA

Rozo, respondió para el entonces: Siempre defendí la ciudad de manera colectiva y no individual,  con capital social a partir de la participación, el civismo,  decidir su presupuesto, donde el ciudadano elija sus prioridades.

Premonitorio pienso y luego soltó esta frase de autor no identificado, cuando se despedía de los salones de clase del Concejo de Pereira:

“No hay triunfo sin renuncia, victoria sin sufrimiento, libertad sin sacrificio”.