18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Más de 1.500 indígenas colombianos afectados por enfrentamientos entre bandas

30 de abril de 2019
30 de abril de 2019

Bogotá, 30 abr (EFE).- Más de 1.500 indígenas del departamento colombiano del Chocó (oeste) han sido afectadas por enfrentamientos entre grupos armados en esa zona desde el viernes pasado, informó este lunes la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

«Mas de 1.500 personas de comunidades indígenas se encuentran con afectaciones por situaciones de desplazamiento y restricciones a la movilidad en zona rural del municipio de Juradó (…) Las afectaciones se dan tras acciones por parte de los grupos armados que tienen presencia en la zona», detalló la OCHA en un comunicado.

La información agregó que de las más de 1.500 personas, unas 850 hacen parte de comunidades embera se tuvieron que desplazar, mientras que 463 de las wounaan tiene «restricciones a la movilidad y están en alto riesgo de confinamiento».

Algunos de los desplazados están un albergue provisional de la comunidad de Dos Bocas, donde esperan por «las primeras acciones de respuesta institucional».

Las principales necesidades de los afectados, explicó la OCHA, están relacionadas con la protección, porque además de los enfrentamientos hay minas antipersona y los líderes comunales son amenazados; la seguridad alimentaria, pues hay desabastecimiento, y salud, ya que hay poco acceso a agua potable y los niños se están enfermando.

«Desde el 26 de abril, tanto la Alcaldía municipal como la Personería (entidades locales para la defensa de los derechos humanos) se encuentran gestionando las primeras ayudas humanitarias en términos de alimentación; desde el 29 de abril se coordinan acciones con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para que sean atendidos los menores de edad que comienzan a tener problemas de salud», añadió la entidad.

El pasado 16 de abril, la OCHA alertó del confinamiento de 2.778 personas en el municipio de Bojayá, también en el Chocó, por enfrentamientos entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Clan del Golfo, la mayor banda narcotraficante de origen paramilitar.

Bojayá es recordada por la masacre perpetrada el 2 de mayo de 2002 cuando más de 90 civiles murieron dentro de la iglesia por la explosión de un cilindro de gas lanzado por miembros de la antigua guerrilla de las FARC en medio de combates con un grupo paramilitar. EFE