6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Liberados 70 animales silvestres

5 de abril de 2019
5 de abril de 2019
Foto: Secretaría Distrital de ambiente

Desde el departamento del meta se regresaron 70 animales a su hábitat natural que habían sido víctimas del tráfico de fauna silvestre.

La Alcaldía de Bogotá recuperó los animales luego que un equipo técnico de la Secretaría Distrital de Ambiente recorriera más de 250 kilómetros, entre la capital de la República y la población de Puerto Lleras (Meta).

El equipo gubernamental integrado por biólogos, veterinarios y zootecnistas, liberaron aves, reptiles, mamíferos y anfibios en el parque natural Laguna Lomalinda, reserva natural del municipio y que cuenta con 810.40 Hectáreas de área protegida.

Varios de los animales habían sido víctimas del tráfico silvestre en Bogotá, habían sido incautados en las terminales de transporte de la ciudad y en plazas de mercado, mientras que otros fueron entregados voluntariamente a personal de la Secretaría de Ambiente y de la Policía Ecológica.

Foto Secretaría Distrital de Ambiente

La recuperación y rehabilitación de los animales en la reserva estuvo a cargo de profesionales de la Secretaría Distrital de Ambiente quienes trabajaron en los procesos complejos de cuarentena, rehabilitación física y recuperación del comportamiento de estos especímenes.

La jornada de liberación también contó con el apoyo de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (CorMacarena).

Con la liberación de estos animales la administración de Enrique Peñalosa ha soltado 954 animales silvestres en lo corrido de 2019. 

Extraer la fauna silvestre de su hábitat natural y comercializar con estas especies está catalogado como un delito ambiental que puede causar penas privativas de la libertad de hasta 9 años de prisión, según lo indica el Código Penal. Además, las multas de este tipo de delito pueden alcanzar los 3.600 millones de pesos según la Ley 1333 de 2009.

Hay que tener en cuenta que la tenencia de fauna silvestre también tiene importantes implicaciones desde el punto de vista de salud pública debido a los riesgos que asumen las personas que los mantienen. Una de las principales es la exposición a las enfermedades zoonóticas, que son aquellas que padecen los animales y que pueden ser transmitidas al hombre o viceversa.

Crédito: Red Medios Digital