12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hagamos un pacto en defensa de la industria textil y de confecciones: Robledo

24 de abril de 2019
24 de abril de 2019

Industriales, trabajadores y diversos sectores políticos se unieron para pedir un salvamento para el empleo y la producción a la industria de las confecciones y afines en Colombia.

La Audiencia Pública “Defendamos la industria textil y de confecciones” se desarrolló en medio de la exigencia para que se mantenga en el Plan Nacional de Desarrollo un arancel de 37,9 por ciento a las importaciones textiles y confecciones provenientes de países asiáticos y africanos con los que Colombia no tiene tratados de libre comercio, y también para que se persiga de verdad el contrabando. El senador Jorge Enrique Robledo recordó que esta fue una promesa de campaña de Iván Duque y luego de ocho meses en el gobierno “hoy no hay ni el menor indicio de que la vaya a cumplir.”

Los aranceles en Colombia a esas importaciones son de apenas del 15 por ciento, aunque la OMC autoriza un tope de hasta el 40 por ciento, mientras que Brasil, por ejemplo, protege a sus confeccionistas con el 35 por ciento. La política en contra de la producción y el trabajo nacionales también favorece al contrabando facilitado por un TLC entre Colombia y Panamá señaló Robledo, quien añadió que en los últimos años se han perdido 600 mil empleos y hoy están en riesgo más de 1.600.000, en su mayoría de madres cabeza de familia, y el desarrollo del agro y la industria, sectores en crisis por las malas políticas aplicadas desde 1990 por todos los que han gobernado el país desde esos días.

Con la presencia de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, las centrales obreras, empresarios del sector, ACOPI Bogotá Cundinamarca y distintos sectores políticos, congresistas y representantes de distintas fuerzas, se demostró la unidad que genera la defensa del empleo y la producción nacionales, una coincidencia ejemplar para obligar al presidente Duque a cumplir sus promesas electorales. La protección a este renglón industrial no es algo insólito, al contrario, es una tarea necesaria para la construcción de un mercado interno con alta capacidad de compra.