17 de junio de 2019
Aguas de Manizales. Banner junio de 2019

El triste final de Kevin Hall, el depredador

10 de abril de 2019
10 de abril de 2019

Por Guillermo Romero Salamanca

Kevin Peter Hall . Foto Wikipedia.org

Cada segundo de la película es de acción permanente. Ni se parpadea. Un país solicita ayuda militar para rescatar a un secuestrado por una guerrilla centroamericana y, entonces, se arma un escuadrón de mercenarios protagonizados por el actor y exgobernador de California Arnold Schwarzenegger, Carl Weathers, Jesse Ventura, Kevin Peter Hall, Bill Duke, Shane Black, Richard Chaves, Sonny Landham y la trigueña y hermosa mexicana Elpidia Carrillo.

Pero cuando llegan a la selva, se encuentran con un enemigo insospechado que se hace invisible, tiene sangre verde, está armado con misiles y todo tipo de armas.

Cuando están metido en semejante lío, se dan cuenta que no hay tal secuestrado, que deben acabar con la guerrilla y una rebelde les ayuda en principio para descubrir al extraterrestre y poco a poco los soldados van perdiendo sus vidas y sólo queda ““Dutch” –el musculoso Arnold—quien logra escabullirse y saltar por una cascada hasta darse cuenta que su enemigo lo busca por termografía y que no lo puede ubicar si se unta de barro.

Lo mira de frente y queda sorprendido al ver su tamaño, sus armas y cómo se cura las heridas. Hasta allí, tanto Arnold como los espectadores de la cinta logran controlar la respiración, pero quedan atónitos cuando el misterioso personaje se despoja de su casco y muestra un rostro horripilante. Arnold simplemente dice: “Eres espantoso”.

“Depredador” es una cinta de ciencia ficción filmada en 1987, dirigida por John McTiernan y escrita por la fantasía de Jim y John Tomas, especialistas en este tipo de personajes.

El creador y supervisor de los efectos visuales, maestro del maquillaje y director Stanley Winston fue el encargado de crear el monstruo. Lo hizo también para otros personajes de Parque Jurásico, Alíen y obtuvo 4 premios Óscar por su trabajo.

UN “MONSTRUO” BUENA GENTE

El papel del Depredador se lo dieron a Jean Claude Van Dame, pero desistió. Entonces los realizadores llamaron a Kevin Peter Hall, un ex basquetbolista que medía 2 metros con 18 centímetros.

Kevin nació en Pittsburgh, Pennsylvania y era hijo de dos personas también de alta estatura. Su padre medía 1.98 metros y su progenitora, 1.88.

En la secundaria formó parte del equipo de baloncesto y por ello pasó fácilmente en la Universidad George Washington, donde encontró en las Artes Dramáticas un paso para su futuro. No obstante, no abandonó su deporte y jugo profesionalmente en Venezuela.

Regresó a Los Ángeles a buscar su oportunidad y la encontró con un pequeño papel en “La profecía” y luego fue uno de los primeros Alíen, Cuando Jean Claude desistió le comentaron sobre papel y él simplemente dijo: “encantado”.

En 1987 llegó a la fama con la interpretación del monstruo en esta película Universal Studios, de 102 minutos, filmada con un presupuesto de 15 millones y que alcanzó una recaudación de 98 millones.

Kevin conoció el amor de su vida. En 1988 se cansó con la actriz y cantante Alain Redd. Estaba muy feliz pero dos años después estuvo involucrado en un accidente automovilístico en Los Ángeles. Lo llevaron a un hospital y como perdió sangre, le hicieron una transfusión que en principio le salvó la vida. Sin embargo, meses después, se dieron cuenta que contenía el virus del Sida y a las pocas semanas, el10 de abril de 1991 murió cuando apenas tenía 35 años.

Una neumonía acabó con la vida del actor que asustó a millones de personas con su personaje de terror, el Depredador.