15 de julio de 2019
Aguas de Manizales. Banner julio de 2019.

Cae red de blanqueo de dinero con compra y venta ficticia de oro en Colombia

12 de abril de 2019
12 de abril de 2019
Fiscalía

Bogotá, 12 abr (EFE).- La Fiscalía colombiana capturó a 11 personas al parecer implicadas en el blanqueo de 2,4 billones de pesos (unos 769 millones de dólares) por parte de una empresa minera a través de operaciones ficticias de compra y venta de oro, informó este jueves la entidad.

En la segunda fase de la operación denominada «Leyenda del Dorado», el ente judicial puso en evidencia «las maniobras ilícitas a las que habrían recurrido grandes comercializadoras para sacar del país toneladas de oro obtenidas a través de la minería ilegal y lavar los dividendos producto de esa actividad», dijo la Fiscalía en un comunicado.

Como parte de la investigación peritos contables de la Fiscalía verificaron las transacciones realizadas en los últimos 10 años por la Comercializadora Internacional CIJ Gutiérrez y descubrieron varias operaciones ficticias que comprometen activos cercanos a los 2,4 billones de pesos.

De este modo se pudo establecer que varias personas que al parecer vendieron oro a la empresa citada no existen.

También, se determinó la presunta participación en esta trama de los representantes de algunas compañías judicializadas por la Fiscalía con anterioridad por estar involucrados en otros esquemas ilícitos de venta y compra de oro.

«Dentro del proceso también se encontraron sanciones impuestas por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) a CIJ Gutiérrez porque no fue posible contrastar la información registrada de sus proveedores», agregó la Fiscalía.

Por estos hechos se capturó a 11 personas, entre los que figuran el representante legal, contador y revisor fiscal de la comercializadora, así como otras personas naturales vinculadas al carrusel de proveedores.

En Medellín, ciudad en donde se adelantan las audiencias, a los capturados se les imputarán cargos por los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito de particulares y concierto para delinquir.

De manera simultánea a los procedimientos de captura, un fiscal tomó posesión de la empresa con fines de extinción de dominio. EFE