23 de abril de 2019
Aguas de Manizales - Abril 2019

Manuel Medrano, romanticismo y terapia musical: “Todo está dirigido al amor”

16 de marzo de 2019
16 de marzo de 2019

David Villafranca

Austin (EE.UU.), 15 mar (EFE).- Triunfar como cantautor en medio de la potente escena urbana de Colombia casi le convirtió en un bicho raro, pero Manuel Medrano defendió en una charla con Efe el romanticismo y el propósito terapéutico de su música y adelantó que su segundo disco también girará en torno a las relaciones íntimas.

Manuel Medrano. Captura de imagen video de Medrano.

“Todo está dirigido al amor. Me pongo a pensar y la mayoría de la música que oyes son canciones de amor (…). Y todavía no se me ocurre escribir acerca de otras cosas”, dijo antes de asegurar a sus fans que no duden “para nada” de que su nuevo álbum contará de nuevo con un evidente sello romántico.

Medrano (Cartagena de Indias, Colombia, 1987) actuó el jueves en el festival South by Southwest (SXSW) de Austin (EE.UU.) dentro de Uforia, un evento musical de dos días organizado por la cadena hispana Univisión y donde también participó J Balvin.

“Estamos presentes porque Univisión siempre ha apoyado ‘a full’ (por completo) mi carrera y, entonces, qué bueno poder presentarme en su tarima en mi primera vez en SXSW”, indicó sobre un festival en el que la industria tiene “los ojos encima” para localizar y rastrear nuevos talentos llegados de todo el mundo.

“Manuel Medrano” (2015) fue el álbum debut de este artista, que llamó la atención del público desde YouTube a partir de la canción “Bajo el agua” y que se llevó dos Latin Grammy con su primer lanzamiento: mejor nuevo artista y mejor álbum de cantautor.

Muy satisfecho de la repercusión alcanzada pese a ser un novato, el cantante sí dejó entrever algunos cambios en su música para su próximo álbum, grabado en ciudades como Nueva York, Medellín y Los Ángeles y que probablemente se editará en 2020.

“En mi primer disco retraté algunos de los géneros que me gustaban cuando yo era niño: rock español, pop, jazz, swing, country, baladas, boleros… Si te das cuenta, cada canción del disco era de un género diferente”, recordó.

Sin embargo, estos años de conciertos en el panorama internacional, de viajes y de colaboraciones, explicó, han servido para “ampliar mucho” su gusto musical.

“Este segundo álbum que estoy grabando sí quiero que sea una experiencia totalmente diferente… Me voy a comunicar de otra forma, voy a usar sonidos totalmente diferentes”, reflexionó.

Sin desvelar por completo sus ases, Medrano sí parece buscar un giro desde su aire más acústico y clásico hacia un sonido más urbano o contemporáneo, especialmente si se tienen en cuenta los artistas que enumeró que le gustan en la actualidad: Post Malone, Bruno Mars, Beyoncé, Rihanna, J Balvin, Bad Bunny o Drake.

“No voy a dejar nunca de ser yo, y mi actuación con guitarra va a ser de lo más importante, pero sí quiero exponer todo de lo que soy capaz de hacer en términos generales respecto a la música, la creatividad, la forma de expresarme, de comunicarme”, afirmó.

“El primer disco era prácticamente de reír y llorar. Siento que ese disco curó enfermedades del alma y del corazón, y para eso lo hice. Pero este va a ser más para que la gente lo goce en otros aspectos”, añadió.

Todavía con alma de cantautor, Medrano dijo que fue la composición y la escritura lo que más le atrajo de la música cuando todavía era un adolescente.

Y también se mostró orgulloso de que ser ahora un referente para otros jóvenes.

“Ese era yo cinco años atrás: un chico con sueños escribiendo canciones, subiendo canciones a Youtube, sacando canciones de otros artistas (…). Todas las personas tienen algo que decir y todas las personas tienen un gran talento. No es más que lucharlo y hacerlo”, aseguró.

La voz grave y recia es la principal seña de identidad de Medrano, quien admitió que le dio mil vueltas a la cabeza para esquivar los clichés a la hora de describir la especial intimidad en el amor y el sexo.

Por otro lado, el cantante recalcó que sus orígenes en una familia de “clase media-baja” le han ayudado a no perder el norte.

“Es imposible no cambiar. Si te va bien, cambias; y si te va mal, también cambias. Pero creo que tu personalidad y tu forma de ser, de tener los pies sobre la tierra, está ligado a tus valores y a lo que sembraron en ti tus papás en tu casa. Gracias a Dios, mi familia siempre fue un pilar en mi vida importantísimo y sembraron cosas hermosas en mí”, concluyó.EFE