9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Congreso inicia hoy trámite a objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz

18 de marzo de 2019
18 de marzo de 2019
Las objeciones al proyecto de Ley Estatutaria de la JEP buscan que “tengamos una justicia transicional que les dé confianza a los colombianos”, dijo el Presidente Duque durante el Taller Construyendo País # 25, realizado este sábado en Mitú, Vaupés.

El Congreso de la República, en sesiones extraordinarias, iniciará este lunes el estudio de las objeciones que formuló el presidente Iván Duque a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz.

La agenda legislativa se inicia muy temprano el lunes, con la audiencia pública convocada por la Comisión de Paz del Senado, a las 8 de la mañana, para tratar lo referente a la participación de las víctimas en el conflicto armado y sus respectivas apreciaciones sobre la JEP. A esta reunión fueron convocadas las directivas de la JEP, la Fiscalía General de la Nación, Defensoría del Pueblo, Ministerio del Interior, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, la Comisión de la Verdad y los líderes de las organizaciones de víctimas. La reunión fue citada por la senadora Paloma Valencia (Centro Democrático).

Las objeciones al proyecto de Ley Estatutaria de la JEP buscan que tengamos una justicia transicional que les dé confianza a los colombianos, afirmó el Presidente Iván Duque durante el Taller Construyendo País # 25 realizado en Mitú, Vaupés.

Al recordar que se presentaron objeciones a 6 de los 159 artículos del proyecto de Ley Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP), el mandatario consideró que con ello se presenta una “oportunidad de un gran consenso institucional entre la Rama Ejecutiva, el Congreso y las Cortes”.

En este sentido, planteó al Congreso que tenga una discusión seria y profunda, para mejorar la justicia transicional y consolidar una paz que una a Colombia.

Señaló que “aquí ni hay fracturas ni hay desafíos a la institucionalidad. Lo que queremos todos los colombianos es que tengamos genuina verdad, genuina justicia, genuina reparación y genuina no repetición y no dejaremos de perseguir ese objetivo”.

Recalcó que las objeciones buscar precisar aspectos del proyecto de Ley Estatutaria, lo cual “nos fortalece como Nación, nos fortalece en la justicia, y no podemos dejar de buscar todos los días lo que más le convenga a nuestro país para sembrar confianza en la ciudadanía”.

Ataques, réplicas, reacciones adversas

Las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz, desataron una incontenible controversia nacional e internacional.

Este lunes, en EJE 21, el exnegociador del Proceso de Paz, Humberto de la Calle Lombana, sostuvo que «luego de leer las 46 páginas de las objeciones del gobierno a la ley de la JEP, una simple doble columna mostraría que se trata de un alegato jurídico cuyo objetivo es controvertir el fallo de la Corte».

«El gobierno disfrazó con supuestas razones de inconveniencia la descalificación de una sentencia que en el estado de derecho es el punto final. Desconoció el arbitraje supremo de la Corte como órgano de cierre, abriendo la tronera para que con base en este antecedente, futuros gobiernos, quién sabe de qué signo político, repitan la maniobra», expresó de la Calle.

«Se trata entonces de un pulso democrático y civilizado en la colaboración armónica de los poderes y en ejercicio de la separación entre sus ramas y no de un choque de trenes porque para que ello ocurra, éstos deben transitar por la misma carrilera y sabemos que el juicio jurídico de constitucionalidad es propio de la alta corte que, dentro de sus competencia resuelve el pulso, en tanto que el juicio político lo es de competencia del gobierno y le está vedado a aquella. Son entonces dos carrileras distintas, en donde no puede haber desencuentros, ni descarrelamientos», dijo hoy en EJE 21 el expresidente del Consejo Nacional Electoral, Óscar Jiménez Leal.

Ramiro Bejarano, el ácido columnista dominical de «El Espectador», sostuvo en su colaboración de ayer que «la comunidad internacional que hace una semana era aliada de Duque en la cruzada contra el tirano Maduro, hoy le cuestiona que no haya sancionado la ley de la JEP».

Objeciones

En su exposición a los participantes del Taller en Mitú, el Jefe de Estado explicó los objetivos de algunas de las objeciones presentadas por el Gobierno Nacional.

—Responsabilidad de los victimarios:

“Queremos realmente ver una manifestación clara en esa Ley Estatutaria que precise la responsabilidad de los victimarios para reparar, material, económica y moralmente, a las víctimas, en el propio sentido derivado de que son ellos quienes tienen esa primera responsabilidad y, por supuesto, la responsabilidad subsidiaria del Estado”.

—Rol de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz:

“Nosotros hemos procurado defender la responsabilidad que ha tenido la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, desde hace muchos años, para poder evaluar los listados de quienes están en los procesos y evitar que entren colados.

—Acción Penal:

“Lo que se busca es que la acción penal no quede solamente limitada a quienes están bajo el criterio de máximos responsables, sino que también si hay responsabilidades por crímenes de lesa humanidad, no se pueden dejar de investigar, en función de la justicia y el derecho de las víctimas. Y que solamente puede cesar la acción penal cuando se han surtido y se han agotado las investigaciones necesarias por esas conductas.

—No limitar la acción de la justicia ordinaria:

“No se puede limitar la acción de la justicia ordinaria, si no hay un elemento de precisión a partir del cual se sabe que inicia la competencia de la justicia transicional. Hacer esa precisión es para garantizar justicia, investigación, en nuestro país”.

—Extradición:

“Hay que hacer referencia a lo que tiene que ver con la extradición, porque lo que se ha dicho es que todas las conductas que ocurran después de la firma son propias de la justicia ordinaria. Y eso requiere que quede claro, para que no se límite la cooperación judicial de Colombia con otros Estados. Creo que una precisión de esa naturaleza lo único que nos da es una justicia más fuerte, más efectiva, más coherente, que brinda más confianza”.

—Artículo 153:

“No puedo dejar de mencionar lo referente al artículo 153, que lo que busca nuestra objeción es precisar para que no lleguen otras personas y se vinculen a un proceso con la supuesta intención de dar verdad, pero con el verdadero propósito de eludir la justicia de otros Estados”.

Proyecto de acto legislativo

De otro lado, el Jefe de Estado hizo referencia al propósito del Gobierno de presentar un proyecto de “acto legislativo para corregir algunos aspectos, mirando hacia adelante, en lo que tiene que ser una justicia transicional de verdad”.

Los temas de dicha iniciativa son los siguientes, de acuerdo con la exposición del Mandatario:

—Delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes:

“Hay que dejar claro es que los delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes no pueden ser competencia sino de la justicia ordinaria, porque no puede haber beneficio o tratamiento diferenciado alguno ante semejante atrocidad, ante semejante acto deleznable que genera rechazo moral y ético de todos los colombianos”.

—Reincidencia en actos criminales:

“Es importante para engrandecer la justicia que las personas que reincidan, que repitan sus actos criminales, deben perder todos los beneficios, para que haya un mensaje claro de que no se puede hacer tolerancia, mucho más cuando se le ha dado un aspecto diferenciado de generosidad por parte del Estado colombiano, de la sociedad colombiana”.

—Delitos que se sigan cometiendo tras firma de los acuerdos:

“Los delitos que se venían cometiendo antes de la firma de los acuerdos y siguen cometiéndose, deben ser responsabilidad de la justicia ordinaria”.

Congreso debe realizar una discusión profunda, sensata y constructiva

Por último, el Presidente Duque confió en que el Congreso de la República tenga una discusión profunda, sensata y constructiva sobre las objeciones.

“El Gobierno, por supuesto, estará ahí disponible para atender cualquier pregunta o interrogante, pero debe decidir libremente el Congreso sobre estas objeciones a conciencia”, dijo.

Y concluyó que el pueblo colombiano puede tener la certeza de que “nosotros no haremos nada para coartar la libertad y la decisión que debe tener el Congreso de la República, porque aquí tenemos todos que obrar como colombianos, no como militantes de partidos, buscando lo que más le sirva a este país”.