20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Personal diplomático colombiano abandona Venezuela

25 de febrero de 2019
25 de febrero de 2019
Foto Sputnik

Moscú, 25 feb (Sputnik).- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informó que sus funcionarios de representaciones diplomáticas y sus familias están regresando de Venezuela de acuerdo con la orden correspondiente.

«Hasta las 4 p.m. del 24 de febrero han arribado a territorio nacional, por diferentes vías, los funcionarios de 13 consulados de Colombia en: San Antonio del Táchira, San Cristóbal, San Fernando de Atabapo, San Carlos del Zulia, Machiques, El Amparo, Barquisimeto, Maracaibo, Puerto la Cruz, Caracas y Puerto Ayacucho, Valencia y Mérida con sus familias», según un comunicado de la Cancillería colombiana.

En total, los funcionarios de la embajada y de los 15 consulados deben abandonar el territorio venezolano.

El interventor del estado Táchira (oeste), Freddy Bernal, declaró a Sputnik que las autoridades venezolanas se vieron obligadas a expulsar a los diplomáticos colombianos «en vista de la agresión flagrante que el mundo vio desde Colombia hacia Venezuela donde fueron atacados durante 15 horas los puertos fronterizos por bandas criminales paramilitares y traidores de la patria con armas de fuego, molotov, ocasionando 315 heridos de nuestra parte».

Denunció también una relación directa entre el Gobierno de Colombia y «las bandas criminales que durante el día de ayer y el día de hoy siguen atacando los puestos fronterizos».

«Estamos obligados a tomar esta decisión, un país no puede aguantar tanta agresión, tanta mentira, no puede aguantar que otro país sea la base militar para invadir a Venezuela, eso no podemos permitirlo, y aunque nosotros somos hermanos de sangre del pueblo colombiano, lamentablemente, ese gobierno está al servicio del imperio norteamericano (…) es un gobierno satélite al gobierno norteamericano», comentó Bernal.——————————

El día 23 de febrero el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la ruptura total de las relaciones con Colombia y dio 24 horas a sus representantes para abandonar el país.

El jefe de Estado acusa a Colombia de intentar provocar un estallido social y un golpe militar en su país, al poner a la orden de Estados Unidos sus fronteras para entregar su ayuda humanitaria a la que califica de «migajas» y de «un show para justificar una intervención en el país».

Por su parte, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, afirmó que Bogotá no reconoce la ruptura de relaciones anunciada por Maduro pero al mismo tiempo prometió el más pronto regreso de los diplomáticos a la patria «con el fin de preservar la vida y la integridad de los funcionarios colombianos».

El Gobierno venezolano ha asegurado en reiteradas ocasiones que Estados Unidos y Colombia utilizan la ayuda humanitaria como un montaje para una invasión y un golpe de Estado contra Maduro, quien además asegura que su país no está en crisis y por ello rechaza el ingreso de tal ayuda.

El pasado 5 de enero el diputado Juan Guaidó -quien pidió la ayuda humanitaria para su país ante la comunidad internacional- fue elegido presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

Luego, el 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anuló su designación, Guaidó se proclamó a sí mismo como «presidente encargado» de Venezuela tras apelar un artículo constitucional que prevé esa figura.

El presidente Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición califica de fraudulentas, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a Estados Unidos de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron unos 50 países, mientras que Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros, mantienen el apoyo al Gobierno de Maduro.

México y Uruguay, por su parte, se niegan a reconocer a Guaidó, se declaran neutrales y proponen un diálogo entre las partes para superar la crisis. (Sputnik)