20 de abril de 2019
Aguas de Manizales - Abril 2019

El impacto de los proyectos hidroeléctricos

11 de febrero de 2019
Por Albeiro Valencia Llano
Por Albeiro Valencia Llano
11 de febrero de 2019

El nivel de los embalses del país sigue cayendo; en dos meses bajó un poco más del 20% y hoy las reservas están por debajo del 60%. Esto corresponde al fenómeno de El Niño y puede afectar la generación de energía en el territorio nacional. Al respecto explicó Jaime Zapata Uribe, director de Aseguramiento de la Operación XM, que, ante el decrecimiento en el nivel de los embalses, las plantas térmicas entraron a respaldar el sistema de generación para atender la demanda. Mientras tanto el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) pronostica que desde el mes de febrero aumentará la intensidad del fenómeno de El Niño y que se podría extender hasta mayo.

Hay una estrecha relación entre la pesca y las hidroeléctricas; en la cuenca Magdalena-Cauca, desde los páramos hasta Bocas de Ceniza, hay 230 especies de peces y unas 23 conforman el 90% de las capturas de la pesca comercial del Magdalena. Pero hay 35 represas que pueden poner en riesgo la continuidad reproductiva de estos peces y, sin embargo, se proyecta la construcción de otras 97 represas.

Según la organización The Nature Conservancy (TNC) los impactos ocurren bajo las aguas revueltas de los ríos en donde se instalan las centrales. Estas nuevas represas que se planean sobre la cuenca del río Magdalena eliminarían el 44% de los sitios de reproducción de las 23 especies migratorias de la cuenca, lo que pone en riesgo la continuidad biológica y la seguridad alimentaria de 35.000 familias que viven de la pesca. Es que cuando se construye una represa los peces no terminan su migración debido a la barrera física de la presa y, además, se pierden las condiciones ideales de hábitat.

Sobre el tema dice la bióloga Silvia López, de la organización TNC, lo siguiente: “Los ríos represados tienen flujos de agua que pueden variar mucho en un mismo día […] cambios en las corrientes que antes ocurrían a lo largo de varios meses, ahora ocurren en un solo día […] Ese pulso de agua todo el día los confunde, ellos no saben qué hacer. Se presentan desórdenes hormonales, entonces no hay sincronización en la maduración y muchas veces los desoves no ocurren. Como nunca llegan esas condiciones ideales, reabsorben los tejidos gonadales y ya no se reproducen y se devuelven”.

Hidroituango y el río Cauca

Ante los riesgos de colapso de la captación, que amenazaron de nuevo el proyecto hidroeléctrico Ituango, EPM tomó la decisión de cerrar las compuertas 1 y 2 de la obra, para no afectar la montaña y las comunidades ribereñas. Pero con los bajos niveles del río Cauca se empezó a hablar del colapso del segundo río más importante del país, porque las redes sociales mostraban lamentables imágenes de peces boqueando sobre las piedras y de pescadores tratando de salvarlos. Muchas voces repetían que el río Cauca se estaba muriendo en Hidroituango.

E Isabel Zuleta, vocera del Movimiento en Ríos Vivos Antioquia, afirmó que EPM nunca ha sido clara con la población y con el país sobre lo que viene sucediendo con el proyecto y que la decisión de cerrar las compuertas anticipadamente demuestra que su único interés es salvar el proyecto, sin tener en cuenta ni las comunidades, ni los ecosistemas del río. Agregó en forma categórica que “Esto nunca había pasado con un río de esta magnitud y es que secar un río durante tres días es un acto criminal y mucho más cuando dicen que el río se va a recuperar rápidamente y esto no es cierto. Ya hemos visto la mortandad de peces y cómo han muerto los alevinos en la ciénaga, porque además hay especies que no solo dependen del agua sino también de la temperatura y de los sedimentos que quedarán atrapados en la presa”. Y concluyó diciendo que más o menos 300.000 personas serán las afectadas.

El daño del río

Según el geólogo Germán Vargas, el Cauca tiene dos momentos: cuando baja rápido y encauzado desde la cordillera y cuando en el Medio y Bajo Cauca disminuye la velocidad, crea meandros, islas e inunda ciénagas; como Hidroituango se encuentra justo al final de la etapa montañosa del río, lo que pasa allí afecta todo el sistema del río aguas abajo. Cuando disminuye el caudal en forma drástica, desaparecen los numerosos brazos que conectan al cauce principal de aguas con sus ciénagas; entonces el río seco deja pozos de agua que se calientan, pierden oxígeno, los seres vivos quedan atrapados y se produce la mortandad. En la temporada seca que va hasta abril, las especies migratorias, como bagres, bocachicos y capaces, van aguas arriba, desde las ciénagas para reproducirse. Estamos en subienda y el río se quedó sin caudal, por lo tanto, habrá un fuerte impacto sobre la población de peces, disminuirá la reproducción y se afectarán los pescadores.

Este fin de semana el río Cauca volvió a fluir por Hidroituango y ahora se espera que recupere su caudal. Después de varios días de incertidumbre fue cambiando la vida en el corregimiento de Puerto Valdivia y en los municipios de Tarazá, Cáceres y Caucasia, en la medida en que las aguas del río aumentaban lentamente.

El gerente de EPM, Jorge Londoño, aseguró que realizarán una siembra de peces a lo largo del río para aliviar la situación de los pescadores. Aunque  regresó la esperanza, quedó el daño y los pueblos jamás olvidarán la tragedia. Ahora vienen las tutelas de las comunidades, las investigaciones fiscales y las sanciones a EPM. Y nadie sabe en cuántos meses o años se recuperará el río.