19 de abril de 2019
Aguas de Manizales - Abril 2019

Ahorre pañales con la comunicación de eliminación

5 de febrero de 2019
5 de febrero de 2019

Por Guillermo Romero Salamanca

Se calcula que cada día, un niño utiliza 6 pañales y que el uso de ellos va hasta los 30 primeros meses de su vida. Es decir que se gastan unos 5.400 en ese tiempo y que los actuales bebés de Colombia acumularían entonces unas 900 toneladas cada año de estas candongas. Es como si estadios de fútbol como El Campín, Pascual Guerrero y Atanasio Girardot quedaran hasta el tope de basura.

Andrea Olson

Además de lo anterior, un pañal gasta, como mínimo, unos 100 años en descomponerse o volverse “amigable con el ambiente”.

Como si fuera poco, el costo de estos pañales –que en promedio entre los más pequeños a los más grandes—es de unos 1.800 pesos, lo que dará unos 9 millones 720 mil pesos en los tres añitos.

Hay personas que aseguran que los mejores son los de tela, pero sus costos y sus daños con el medio ambiente son similares a los otros.

Ante esta situación, Andrea Olson, una madre de familia buscó la manera para ahorrar y serle útil a la naturaleza. Su práctica la denominó “La comunicación de la eliminación”.

Este método se basa en los entrenamientos de esfínteres empleados en diferentes culturas del mundo. De tal forma, el padre del bebé o cuidador sólo presta atención a las señales del bebé y el lenguaje corporal para saber cuándo debe ir al baño y entonces lo sostiene sobre un recipiente o el inodoro.

“El entrenamiento para ir al baño es un evento único, concentrado y suave que hace que su bebé sepa cuándo debe eliminar, comunique esta necesidad a sus cuidadores y reciba asistencia con todo el proceso de uso del inodoro hasta que se logre la independencia del baño”, explica Andrea Olson, quien ha escrito varios libros sobre sus experiencias y además tiene su canal en YouTube, donde da más razones de su método.

“De la misma forma como les enseñamos a ir al baño, les ayudamos a concluir el proceso, dándoles el regalo de la autorregulación y su dignidad y, nosotros, los padres, iniciamos este entrenamiento cuando estamos listos a realizarlo”, agrega.

Ella no cree que el entrenamiento para ir al baño deba involucrar motivación externa como dulces, gráficos de calcomanías o castigos.

“Ir al baño es un evento natural. Poner la orina en el recipiente correcto es un evento aprendido. Entrenar a su hijo es muy sencillo: “ahora vamos al baño, no al pañal” y guiamos el barco directamente a casa. El proceso debe ser rápido y suave, pero firme y enfocado. Educar al hijo a temprana edad, puede hacer que la crianza de los niños sea más limpia, más fácil y más conectado. Además, protege el medio ambiente mientras la dignidad de su hijo permanece intacta”, comenta esta madre de casa.

La idea es reducir al máximo el uso de los pañales, es decir que, de los 30 meses, bajarle al menos unos 18, lo cual redundaría en ahorro económico y ecológico.

Foto httpecsimplified.com

LAS PREGUNTAS QUE SE HACEN LOS PADRES

–¿Cómo debe ser el entrenamiento del baño para no hacerlo difícil?

–¡Puede parecer difícil porque nunca has aprendido cómo hacerlo! Cualquier tipo de aprendizaje para ir al baño requiere tiempo y conocimiento. Sin embargo, la mayoría de los padres que se comprometen a aprender un solo método de entrenamiento para ir al baño y lo siguen con confianza encontrarán que, en retrospectiva, el proceso fue mucho más fácil de lo que habían previsto.

–¿”Suave” significa gradual?

–Es un poco loco cómo creamos excusas para nosotros mismos, cuando en el fondo sabemos que el cambio de pañales a largo plazo –incluso con pañales de tela– no se siente bien. Ser “suave” con el entrenamiento para ir al baño no significa dejar que se prolongue durante meses y meses. Ser amable, significa “arrancar la curita” y trabajar a un ritmo rápido, con confianza y concentración. Claro = suave. Al igual que la abuela solía hacerlo.

–¿Es responsabilidad de los niños de cuándo o cómo entrenar al baño?

–Es probable que esto no sea lo que usted quiere escuchar, pero solo es cierto en un pequeño porcentaje de niños (que en su mayoría tienen 3, 4 o incluso 5 años) que entrenan solos. Usted pone a su hijo en pañales … porque vivimos en una cultura de cambio de pañales. ¿Por qué su hijo decidirá cuándo dejar de usar pañales? Ese es tu trabajo.

–¿El entrenamiento temprano en el baño le hará daño al pequeño?

–En 1957, el 92% de todos los bebés tenían adiestramiento en el baño a los 18 meses. Los pañales desechables llegaron al mercado en 1959. Ahora la edad promedio es de 3 años.

Además de eso, el entrenamiento “temprano” en el baño no es absolutamente perjudicial… o todos los humanos durante 100.000 años habrían sido dañados.

–¿El entrenamiento para ir al baño arruinará las alfombras?

–¿Niño desnudo orinando por todas partes? No en mi casa. La forma en que enseño el entrenamiento del baño es absolutamente práctico para nuestro estilo de vida occidental. Usamos la ropa tan pronto como sea posible en el proceso. Usamos pequeñas cosas llamadas orinales que requieren habilidad para sentarse. Utilizamos baños públicos. ¡Usamos papel higiénico! La forma en que enseño el entrenamiento para ir al baño es conveniente para el estilo de vida moderno y ocupado.