16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia recorre la vida del padre de la cartografía de la Nueva Granada

Por Olmedo Altamirano Moreno
7 de diciembre de 2018
Por Olmedo Altamirano Moreno
7 de diciembre de 2018
Imagen Universidad del Rosario

Bogotá.  (EFE).- «El Sabio» colombiano, Francisco José de Caldas, pasó su vida entre brújulas y libros para hacer el mejor mapa del Nuevo Reino de Granada, unos instrumentos que junto a telescopios y cuadrantes pueblan la nueva exposición del Museo Nacional de Colombia que conmemora sus aportes a la geografía civil.

La exposición, «Ojos en el cielo, pies en la Tierra. Mapas, libros e instrumentos en la vida del Sabio Caldas», reúne 103 piezas prestadas de Alemania, España y Colombia, que sitúan al espectador en la vida de este científico de cuyo nacimiento se cumplen 250 años.

«Esta es una exposición que tiene una tesis (…) que Caldas es el padre de la geografía civil en el Nuevo Reino de Granada», dijo a Efe el curador de la exposición, José Antonio Amaya.

La muestra, inmersa en los muros de una antigua cárcel hoy transformada en Museo Nacional, está dividida en cuatro secciones que recorren la vida de Caldas desde sus primeras investigaciones del territorio hasta unirse a la causa independentista, de la que fue uno de sus principales líderes.

En el centro de esta vista inédita se aprecia el perfil de la ciudad de Loja (Ecuador). FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS (1768-1816), cartógrafo Oficial del Taller de Dibujo de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada Perfil / vista de los Andes de Loja a Quito, de 4° 30′ S a 3° 30′ S. Serie iluminada. Tipo II, perfil color arena. [Lámina 1] Santafé, después del 17 de enero de 1808 y antes del 11 de septiembre de 1808 Acuarela, temple y tinta china sobre papel 30,7 x 70,6 cm Centro Geográfico del Ejército de Tierra (Madrid, España) Ar.J-T.8-C.3-11 (3) Universidad Nacional de Colombia.
Con cortinas que adornan la sala y recrean las montañas andinas que exploró, la exposición comienza con «El científico y el amigo», una sección que da la bienvenida al público con un imponente busto de mármol de «el Sabio», que fue esculpido por Juan José Rosas en 1910 con motivo del centenario de la Independencia.Ahí, se muestran sus inicios en la ciencia y la observación del territorio.También se evidencia como Caldas, oriundo de Popayán (suroeste) y una de las principales ciudades coloniales de Colombia, creó una comunidad científica que luego trasladó a Bogotá, llamada Santafé durante el dominio español.»A él, le interesa mirar el cielo, le interesa la astronomía, directamente proporcional a su interés por hacer un mapa del virreinato o de diversas partes del virreinato», recalcó Amaya.Durante el periodo 1795-1801 Caldas construyó sus propios instrumentos como el telescopio o el cuarto de círculo, también conocido como cuadrante, a partir de las instrucciones que extraía de los libros científicos.Con todos aquellos instrumentos llegó a crear un observatorio en el patio de la casa de sus padres.Como parte de la exposición, los visitantes observarán instrumentos equiparables a los que «el Sabio» utilizó, algunos de ellos prestados por el Real Instituto y Observatorio de la Armada de España.»Es la primera vez que los colombianos tienen oportunidad de ver instrumentos equiparables, instrumentos semejantes, y en todo caso de la misma época de Caldas», afirmó el curador, agregando que los originales se «perdieron o se malograron durante las guerras de independencia».La segunda sección, «En compañía de Humboldt y Bonpland», se adentra en la importancia que tuvo el explorador alemán Alexander von Humboldt en la formación de Caldas como cartógrafo, así como su incursión en la Real Expedición Botánica junto al biólogo José Celestino Mutis.

«Caldas aprendió por ejemplo con Humboldt a utilizar el telescopio, no solamente para observar el cielo, sino también para observar las siluetas de las montañas y dibujarlas», añadió Amaya.

Aunque Humboldt dotó a «el Sabio» con un mejor telescopio que trajo de Europa, el curador aseveró que Caldas prefería utilizar su propio instrumento casero, ya que le «permitía ver con mayor claridad los fenómenos celestes».

La tercera parte, «El encargado del Observatorio», abarca la vida de Caldas a partir de 1805, cuando arriba a Santafé tras cuatro años de exploraciones en Quito. En esta etapa se afirma como ideólogo y líder de una geografía para el ordenamiento civil del territorio.

La última sección «El ingeniero militar» muestra los servicios de Caldas a la causa de la Independencia y la confluencia de una geografía civil y militar de índole patriota.

Esta etapa culminó con su fusilamiento en 1816 en Santafé a cargo del Ejército de España y que también condenó su obra.

Esta exposición exalta la relevancia que tuvo Caldas en la elaboración de una geografía civil «criollista», que estuviese a disposición de las personas «comprometidas» con el destino de los próceres de la independencia, detalló Amaya.

El curador explicó que en ese período, pese a haber una geografía para el gobierno virreinal, esta era «secreta», por lo que Caldas quiso crear una cartografía a disposición de la «sociedad en su conjunto», donde cualquier ciudadano pudiese identificar las características físicas y humanas de «su país».

La exposición, que abrirá mañana sus puertas al púbico, estará disponible en el Museo Nacional de Colombia hasta el próximo 24 de febrero de 2019. EFE