10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Recuerdos de un emporio Mi paso por Industrias Philips

5 de noviembre de 2018
5 de noviembre de 2018

Por Edgard Hozzman
Londonderry Hew Hampshire

El complejo industrial de la fábrica de Philips Colombia en Puente Aranda era un emporio en el que estaban los departamentos de alumbrado, instrumentos médicos, la línea blanca y el departamento de música.

Esta fábrica abarcaba dos manzanas, en las que laborábamos  más de 300 empleados entre técnicos, vendedores, ingenieros, ejecutivos y operarios.

Sus instalaciones eran modernas y confortables con una cafetería que atendía las tres comidas diarias y  la de la media mañana con una dieta balanceada.

Además contaba con campos deportivos y esparcimiento.

A mediados de 1976 llegué al Departamento de Música como A&R latino, por sugerencia de Manuel Bellón a quien había conocido en Radio 15. Mi carta de presentación ante el gerente, don Alfonso Escolar Nieto fue mi experiencia trabajando con el Rock nacional, “Los Ampex”, “Time Machine”,  “Speakers” y “Malanga”.

De derecha a izquierda, Edgard Hozzman- Diego Rodriguez, Eduardo Cabas.

Reemplacé a un excelente hombre del disco: Jorge Luis Betancourt publicista y periodista. Mi compañero de A&R anglo fue Manuel Bellon, comunicador políglota, quien promocionó y posicionó a “Los Bee Gees” en Colombia y fue quien impulsó el sonido Disco el que animó buena parte del decenio de los setenta.

Alfonso Escolar era el gerente y creyó en mi experiencia como productor musical y me encomendó la Dirección Artística dándome la oportunidad de dirigir y producir al Quinteto Dalmar, Silva & Villalba, Paola, Jesús David Quintana, Joe Madrid, Adolfo Barros, Beetho Díaz, David Parales, Berenice Chávez & Rodrigo Silva, Gloria Cristina, Jimmy Salcedo, Leonor González Mina, Afro Son, Gómez & Villegas. Como productor y Director Artístico tengo la gran satisfacción de haber sido el  primero creyó en el talento de Jairo Varela a quien le grabó con Adolfo Barros y sus Espantos, “El Difícil” y “El negro soy” en 1976, cuando Varela estaba recién llegado a Bogotá en busca de una oportunidad.

Además de haber manejado el mejor momento de los sellos Fania, Vaya y Cotique. Los que logre posesionar como los más importantes de la Salsa con los copilados, Ojo a la Salsa, A toda salsa y Salsa mona, discos que programaba con los éxitos más importantes para las tres regiones amantes de este sonido en su orden, Litoral Atlántico con Barranquilla a la cabeza, Cali y el litoral Pacífico y Bogotá.

Durante mi gestión lance el primer álbum de Rubén Blades con Willy Colon, “Metiendo mano” a finales de 1976, además de los clásicos, “El Maestro” Jhonny Pacheco, Homenaje de Fania a Tito Rodríguez, “La Voz” De Héctor Lavoe en el que estaba uno de sus más grandes éxitos, “El Periódico de ayer” Los Hermanos Lebrón, “Salsa y control” Ismael Miranda, Ismael Rivera, los conciertos de Fania en el Yankee Stadium y todas las estrellas de este sello.

El sello Columbia de España Alhambra en Colombia por conflicto de intereses con Discos CBS. La estrella de este sello era, Julio Iglesias al que recibí con un acumulado de 150.000 copias vendidas y promocionadas por Jorge Luis Betancourt del álbum, Desde México para un corte de 350.000 a mi salida, constituyéndose en el disco más vendido de Iglesias en Colombia y el récord en su género Aclaro este álbum continuo vendiendo en Discos CBS.

Del elenco de Polygran Polydor,  edite los álbumes de, Mercedes Sosa, Horacio Guarany, Joan Manuel Serrat, Paco de Lucia,  Bert Kaempfert, Paul Mauriat, Chespirito y sus amigos, el que fue el suceso de 1977. Estuve al frente de la convención iberoamericano de Polygran en 1977. Al igual que de la primera gira de Serrat y Paco de Lucía.

Trabajar la línea Clásica con la asesoría de Dr. Otto de Greiff –una eminencia musical– a quien visitaba en su residencia de la calle 45 entre carreras 16 y 17, será recibir consejos que fueron definitivos para entender la grandeza de la música y sus grandes maestros. Esta línea también la trabajé con el Dr. Manuel Drezner, propietario de los Estudios de Ingeson. Manuel fue un personaje inolvidable por su calidez y las tertulias en las que me despejó muchas dudas matemáticas e históricas.