13 de julio de 2024

Política con pimienta Listas cerradas

1 de noviembre de 2018
1 de noviembre de 2018

Gran noticia para la democracia nos llega del Congreso. Las listas abiertas eran un oscuro desfiladero por donde se deslizaban graves problemas electorales. Fomentó la indisciplina y por lo mismo la anarquÍa de los partidos. Todo cacique con cinco votos armaba una disidencia y se creía jefe. Los partidos se convirtieron en una montonera de caciques. Ahora se deben acabar los grupúsculos, los concejales convertidos en caudillos, los diputados envalentonados que vendían los votos, en fin, debe morir esa política de montoncitos. Vendrán las convenciones con sus delegados, otras vez en los pueblos funcionaran los Comites Municipales y las listas para los cuerpos colegiados no serán confeccionados por el jefe de turno sino por una Asamblea deliberante. Al electorado llegará lo que salga de la convención. Adiós los cacicazgos.

Mujeres a la política

La cosa se volviò seria. Las mujeres, por mitad, llegaran a los concejos, a las asambleas y al congreso. Dejarán de ser minusválidas para adquirir, de verdad , el derecho a elegir y ser elegidas. Ya las veremos haciendo giras políticas, volteando guarilaques con los campesinos, abrazando hasta el cansancio, gritando en las tribunas, asistiendo a los entierros y bautizos, en franca rivalidad con los hombres.
Hay un serio compromiso. La preparación. Ahora si bachillerato, carrera profesional y especializaciones. Afuera la mediocridad.

El miserabilismo político

Alvaro Gómez Hurtado acuñó en Colombia la palabra “miserabilismo”. Para Gómez era ruin y bastarda la política pequeña, esa que se enreda en chismes de parroquia, que abre apetitos desmesurados y tragones para poner en peligro los grandes objetivos de un pueblo. Esa que se alimenta de envidias, que sufre por el bien ajeno y que vocifera “primero yo aunque se destruya el templo” de los nobles ideales. ¿Ideales? Cuáles si esos pigmeos no saben de doctrinas, a quienes la pitanza es su horizonte anhelado. Particularmente eso ha pasado en los partidos tradicionales de Caldas. Sargentos de policía, presumidos esquiroles que inflaron sus vientres de sonoras flatulencias, se ponen en vitrina y se autocalifican como “jefes”. Todos envidiosos. ¿Senador caldense? ¡Qué va! Prefieren vender los pocos votos que han acaparado al vecino. “Usted me da tantos millones y yo le pongo tantos votos”. ¡Política miserabilista! Por esa cañería simoníaca los billetes llegaron de Atlántico, Antioquia, Risaralda y el Valle. Todos esos pesos no se utilizaron para enaltecer los partidos sino para comprar vacas, vestir amantes y emborrachar a la obediente clientela en las zonas de tolerancia. Un jefe ¡”UN JEFE! tendría ahí una bandera contra la corrupción y castigaría a los Judas que han convertido la política en un podrido mercado electoral.

El senado de Mario Castaño

A ningún caldense debe alegrarle que el Consejo de Estado le anule la elección a un congresista de este departamento, independientemente de su color político. Lo decimos a propósito de una nueva demanda de nulidad electoral contra el senador liberal de Caldas, Mario Castaño Pérez, presuntamente porque se inscribió por un movimiento político o grupo significativo de ciudadanos. Sobra decir que esta es la segunda acción con la que pretenden tumbar la curul de Castaño Pérez. La primera, fue cuando demandaron la pérdida de investidura, cuando ejerció el cargo de Representante a la Cámara, por inasistencia a varias sesiones de la corporación. Y decimos que no es motivo de alegría una demanda de esta naturaleza por todo lo que representa para un departamento un escaño en el Senado de la República en gestión de proyectos, visibilización gubernamental y defensa de la región para no citar si no unas pocas cosas. Y bien que mal, Mario ha sido un buen senador. Lo hemos visto comprometido con proyectos tan importantes como Aerocafé, universidad pública, control político a CorMagdalena y en lo local con Inversión para cancha sintética arrayanes en Manizales a través de Coldeportes. Sería fatal que Caldas perdiera un escaño en el Senado. Lo cierto es que cada cuatro años estamos perdiendo poder y de cinco senadores que teníamos hoy nos quedan dos. En tal eventualidad, el verdadero damnificado sería Caldas. Dejémonos de tanto canivalismo.

Correa contra la moción de censura a Carrasquilla

El representante a la cámara José Luis Correa, fue uno de los pocos liberales que se apartó de las directrices de su partido, y votó en contra moción de censura al ministro de hacienda, Alberto Carrasquilla. En medios políticos se especula sobre las repercusiones que tendrá esta posición del parlamentario caldense y se preguntan si el Presidente Duque le pasará factura de cobro a él o al departamento, por no darle el apoyo a su funcionario, que finalmente salió avante del Intento de sectores de oposición de sacarlo del cargo. Y también se preguntan cuál será su postura con respecto al proyecto de ley de financiamiento (reforma tributaria) que fue radicado por el ejecutivo en la tarde de este miércoles ante el congreso de la República

La U no encuentra candidatos

Mucho se habló de la renuncia de algunos funcionarios de la U para aspirar a ser candidatos, bien a la gobernación o a la alcaldía de Manizales. Dentro del término hábil para hacerlo y no incurrir en inhabilidad, se abstuvieron de renunciar el Secretario de desarrollo social del departamento Juan Felipe Alvar, el director territorial de Salud Gerson Bermont Galavis y el gerente de Empocaldas, Carlos Arturo Agudelo, todos de la U, vertiente lizcanista. Será que buscará candidatos en otros ámbitos o decidirá apoyar otros nombres de partidos diferentes, en alianzas que se extenderían a otros municipios??