15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cómo le ha ido a Iván Duque­­

6 de noviembre de 2018
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
6 de noviembre de 2018

En estos cien días, para el gobierno del Centro Democrático, Iván Duque, marca altas y bajas.

Con un esquema burocrático que se apartó de entrada de directorios y recomendados de muchos sectores partidistas, avanza en un avión nocturno conduciendo al país. Con el comando abierto y a velocidades extremas.

No la ha pasado bien con la fórmula – disfraz de la famosa ley de Financiamiento. Primeros grandes roces con un sector privado que está en la mitad de la cuerda del malabarismo del poder.

El señor Presidente Duque, ha querido ejercer un mando diferente. De mucha presencia y contacto con la gente…. pero decisiones – que debe tomar y ejercer – le han creado confusiones mayores con la jauría hambrienta. Al frente y rodeado.

El cara a cara con la JEP y la guerrilla, enseñan lo incómodo que es gobernar entre los pliegues lamentables de los rostros  – de los muchos – que tiene Colombia.

El Centro Democrático, está aturdido. En el Congreso, han estado a la defensiva esperando que en esa cuerda del  equilibrio, no se resbalen. A ello, agréguele, el malestar por el reparto burocrático en la cúspide del partido que gobierna.

Entre las rendijas del  poder, muchos partidos han querido filtrarse, colarse. Resbalados entre la baba de la mermelada.

Por eso, hay un Congreso bueno para unas cosas y perverso para otras. A cuenta gotas, el látigo ha asomado por los lomos de los congresistas. Más no de partidos que –como la U – resultaron más de gobierno que el propio CD. Otros husmean el sabor de la alta gastronomía política servida.

En Risaralda, el romance no es el esperado. Muchas cuentas pero pocos resultados no han logrado valorar el éxito electoral. Este fue el año del CD, si se revisan cifras y miran el tablero  político en cuanto a lo que suma. Senador, Representante, diputado, concejales y una directiva confundida en el reflujo del poder, saltan en el  inventario.