21 de julio de 2024

La Violencia: Tragedia de la sociedad colombiana

31 de octubre de 2018
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
31 de octubre de 2018

“Esta violencia es la gran tragedia de la sociedad colombiana del último siglo y constituye su mayor fracaso histórico”. Con esta frase termina su libro “Historia mínima de Colombia” el filósofo e historiador Jorge Orlando Melo, publicado en octubre de 2017.

Si nos remontamos a la historia de Colombia, la violencia ha permeado a la sociedad colombiana no solo en el último siglo, como lo manifiesta el profesor Melo, sino desde los prolegómenos mismos de la creación de la República en el año 1819. Primero, fueron las pugnas internas entre centralistas (liderados por Simón Bolívar) y federalistas (liderados por Francisco de Paula Santander), por organizar una forma de República diferente, pues Bolívar desde el Congreso de Angostura de 1819 había propuesto que se adoptara un gobierno que impidiera los excesos del pueblo, siempre sujeto a la seducción de los demagogos. Los federalistas, por el contrario, proponían un gobierno con un presidente débil, un parlamento fuerte y una gran descentralización o federalismo.

Estas diferencias ahondaron las rencillas entre Bolívar y Santander a tal punto que el 25 de septiembre de 1828 un grupo de estudiantes y abogados atacaran a Bolívar en el Palacio de San Carlos, sede de la presidencia, para matarlo, sin conseguir su objetivo. Así, estas diferencias fueron el fundamento de las ideologías que luego tomarían forma con la creación de los partidos ministerial, luego llamado conservador (defensores de la tradición religiosa y del orden) y liberal (que buscaban una mayor libertad de comercio, menores impuestos y una educación menos sometida a la Iglesia). De ahí el lema “libertad y orden” que trae nuestro escudo.

Con la República Conservadora que empezó con el presidente Rafael Núñez (1886 – 1930), se creó un sistema centralista, religioso, autoritario y social y políticamente excluyente, que no trajo la paz sino que ahondó la guerra entre liberales y conservadores, época en la cual se perpetró el asesinato del general Rafael Uribe Uribe el 15 de octubre de 1914.

Luego, en 1930 empezó la República liberal con Enrique Olaya Herrera, época que agudizó la violencia entre los partidos debido a las luchas por el poder; hacia el año 1929 se introdujo la cédula de ciudadanía como documento válido para votar con el fin de evitar fraudes y se ordenó que los votantes se untaran el dedo con tinta indeleble para evitar que votaran varias veces. Esas prácticas alimentaron el odio entre liberales y conservadores, que volvió a hacerse más crudo a partir del 9 de abril de 1948 con la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, muerte que partió la historia de Colombia en dos, pero siempre marcada por la violencia.

Hacia el año 1956 vino el Frente Nacional como una respuesta a la dictadura militar del General Gustavo Rojas Pinilla, que se planteó como una respuesta a la violencia entre liberales y conservadores, lo que a la postres había dado pie a la creación de los primeros grupos guerrilleros en el país, bajo el mando de Guadalupe Salcedo, dictadura militar que trajo consigo algo de desarrollo, pero también muchas muertes de campesinos inocentes. Es decir, que ese gobierno con violencia pretendió pacificar la violencia entre los partidos. ¡Vaya paradoja!

El último presidente del Frente Nacional fue Misael Pastrana Borrero, que fue elegido el 19 de abril de 1970; otro momentos histórico de nuestra patria que trajo consigo la creación del movimiento guerrillero M – 19 como respuesta al fraude en esas elecciones. Luego vino la época aciaga del narcotráfico y del fenómeno del paramilitarismo  hacías principios de los 80’s, fenómenos que han dejado más violencia y desolación en nuestro Estado, debido, sobre todo, al poder corruptor del del narcotráfico. Después de 1980 se vivió en el país una época de violencia en la cual fueron asesinados candidatos presidenciales, servidores públicos, policías miembros de partidos políticos como la Unión Patriótica, que no permitieron el desarrollo de la nación.

Cómo vemos, Colombia ha estado sumida en la violencia desde el momento mismo de la Independencia y no solo en el último siglo, violencia que ha sido, ante todo, la gran tragedia de la sociedad colombiana, que permitió la creación de un país, pero que no ha permitido definir una identidad nacional.

 

[email protected]