25 de julio de 2024

La ruta de los lagartos

3 de octubre de 2018
3 de octubre de 2018

Política con pimienta

Mucho animalillo de poca importancia  quiere llegar  a la Gobernación de  Caldas. Tienen falsos humillos de importancia y sacan pecho cuando vocean que ocuparán el Palacio Amarillo por cuatro años. ¡Pobres ilusos! El próximo gobierno departamental, -pensamos-,  no se sale de Camilo Gaviria, Jorge Hernán Mesa o el candidato que lance el lizcanismo en alianza con Guido. En política, para llegar a alguna parte, se necesita pertenecer  y ser personaje importante dentro de una agrupación política. Hay una coalición poderosa. Cardona el alcalde de Manizales, Castaño, el jefe del Partido  Liberal y Mesa que está en el corazón de los dos anteriores. Además Mesa ha sido un eficaz gerente de Aguas Manizales. El otro es Camilo GaviriaGutierrez. Parte del Centro Democrático está a su lado. En el escenario también se mueve Lizcano, aunque su socio desapareció.  Se incrustó  en una magistratura. Es posible que  nunca regrese más a la política. Pero ¡ojo! con el voto de opinión. Qué estará pensando Fajardo? Y los godos que se están uniendo, rápido pueden contar con un volumen apreciable de votos. La alianza con los azules que será inevitable, traerá sorpresas. Conclusión : ¿estas pobres golondrinas de verano qué van a hacer? ¿Qué de las lagartijas?

José Luis Correa perdió a una figura clave

El representante a la Cámara por el Partido Liberal, José Luis Correa, perdió una figura importante en Chinchiná, Mario Alberto Urrea. En la mañana de este martes se “desayunó” con una noticia triste que le sacudió el corazón: la muerte de Urrea, en la clínica San Marcel de Manizales. El corazón le hizo una mala jugada. Mario Alberto tenía entre sus metas aspirar nuevamente a la alcaldía de su tierra natal. A su favor estaban los “astros”.  Proyectaba retirarse de la gerencia de Erum al finalizar este año para dedicarse de lleno a la campaña política. La vida, sin embargo, que es tan impredecible, no le dio otra oportunidad. Era un nombre joven lleno de posibilidades. Correa perdió una pieza importante en el ajedrez político y Chinchiná a un líder. Paz en su tumba.

Totalmente ignorados

El gobierno de Duque ignoró totalmente a los departamentos del Eje Cafetero en la repartición de la torta burocrática del Estado. Ni un solo ministerio para la región. Nos ignoró olímpicamente. Ni siquiera en las gerencias y direcciones de institutos descentralizados, designó personas de la región. Hoy, por ejemplo, estaba buscándole un puesto a Claudia Ortíz, a quien iba a nombrar en la Agencia Nacional de Desarrollo Rural, pero debió echar para atrás el decreto por las reacciones que generó su mera mención. Está tratando de ubicarla en la Unidad Nacional de Protección (UNP).  Otro nombramiento que se anunció fue el de José Andrés Rugeles Pineda como secretario de Transparencia de la Presidencia. Como se ve, nada para el Eje Cafetero. Eso sí, cuando estemos en vísperas electorales Duque y Uribe nos enviarán a todos sus funcionarios a politiquiar y a suplicarnos el voto para “salvar a la patria”. Y la región, presumiblemente, volverá a votar por los mismos y las mismas, parodiando a Gaitán.  ¡Somos tan pendejos!. Lo que ocurre es que no hay quien hable por nosotros. Amanecerá y veremos.

No hubo quien hiciera fuerza

Pero también pudo haber ocurrido que el Centro Democrático de Caldas no presentó candidatos a ministerios ni Institutos descentralizados. Esta misión le competía al senador Carlos Felipe Mejía, al representante a la Cámara Luis Fernando Gómez “Chano” y a la dirigente Adriana Gutiérrez. Que se sepa estos personajes no realizaron ningún tipo de gestión en este sentido. Como no exigieron, no les dieron. Lo único que hace Mejía es hablar duro y decirle corrupto a Santos. De resto, no se le conoce otro discurso. A “Chano” no le paran bolas en el alto gobierno. Y Adriana tiene voz pero se quedó callada. Y no pueden decir que en Caldas no hay personas para ocupar las altas posiciones del Estado. Sobran. Lo que sucede es que hay que buscarlas porque están en el anonimato. Las universidades de Manizales botan anualmente cualquier número de profesionales. Destacadísimos muchos de ellos. En el sector privado trabajan varios de ellos. Otros están esperando una oportunidad que muchas veces se presenta tímida. Pero que los hay los hay.

¿Qué hará Zuluaga?

Otro de los temas que aún no se han definido es cuál será el papel que jugará en el gobierno uribista el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, quien es sin duda el dirigente del Centro Democrático que ha sonado para más cargos en la nueva administración sin que hasta el momento se sepa si entrará al Ejecutivo o quedará, como se dice en las toldas de esa colectividad, como la cabeza del grupo que reforzará la administración Duque cuando esta haya completado sus primeros dos años y se haga necesario apretar clavijas en distintos ministerios y políticas. Como se sabe, en el Centro Democrático no son pocas los voces que han manifestado, la mayoría en privado y muy pocas en público, que están inconformes con los nombramientos en el gobierno Duque y la poca participación dada a los dirigentes de ese partido. Off the Record, el Nuevo Siglo.

Un aranzazuno experto en turismo

Carlos Alberto Duque es un aranzacita que conoce como anillo al dedo el turismo en Colombia. Tanto, que fue quien diseñó para el mismo ministerio la ruta García Márquez como destino turístico. Carlos Alberto es hijo de Gonzaga Duque, conocido como “Trabuco”, un hombre que durante muchos años se desempeñó en Aranzazu como sastre. Los conocimientos de Cabeto en materia turística son sorprendentes. En su mente alimenta proyectos para atraer turistas al país. En este momento está diseñando la ruta turística, en homenaje a La Vorágine, en el Departamento del Huila. Es muy posible que el presidente lo llame a colaborarle en este tema. Sobre todo porque Duque Márquez sabe del amplio conocimiento que Carlos Alberto tiene.

Pésimo mensaje del CD, de resucitar la inmunidad parlamentaria; El Presidente no está de acuerdo

Uribismo propone volver a la inmunidad parlamentaria de la Constitución de 1886
La senadora Paloma Valencia , del Centro Democrático, prendió la antorchas de una nueva polémica, al salir a defender su propuesta de resucitar la inmunidad parlamentaria, la cual está incluida en el proyecto de reforma a la justicia radicado por su partido en el Congreso.
La inmunidad es una figura contemplada en la Constitución de 1886 y que impide que se capture y juzgue a los parlamentarios sin la autorización del Congreso de la República.
“Ningún miembro del Congreso podrá ser aprehendido ni llamado a juicio sin permiso de la Cámara a que pertenezca, durante el período constitucional. En caso de flagrante delito deberán ser aprehendidos y puestos inmediatamente a disposición de la misma corporación”, dispone el nuevo proyecto en su artículo 10.
En esta coyuntura del país, enlodados de corrupción hasta el cuello, resulta contraproducente que se pretenda dar semejante retroceso, en concepto de analistas políticos. ¿Qué hubiera pasado entonces, con los congresistas enredados en el escándalo de Odebrecht?
La autora del proyecto, Paloma Valencia defendió la iniciativa y negó que se trate de un “mico”. “Todos los países democráticos lo que tienen es un proceso de desaforamiento, que normalmente lo hace el Congreso de la República”, le dijo a la W esta mañana.
Valencia también negó que se haya incluido esa disposición para favorecer al expresidente Álvaro Uribe, quien fue llamado a indagatoria por la Corte Suprema de Justicia.
El jefe de Estado Iván Duque dijo que no es “amigo de la inmunidad parlamentaria” y que deben existir todas garantías procesales, la doble instancia, que siempre permita un debido proceso.
Finalmente, manifestó que lo que planteó la senadora Paloma Valencia es tan respetable, como lo propuesto por Cambio Radical. “A mí me parece que a eso no hay que darle el tinte de ser controversial, creo que es una idea de una senadora que merece respeto, como la que ha presentado también el partido Cambio Radical me merece respeto”, concluyó. El Reverbero de Juan Paz.