23 de julio de 2024

Hace 190 años fue ejecutado José Prudencio Padilla. Tres años después fue absuelto.

2 de octubre de 2018
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
2 de octubre de 2018

VERSION: Eduardo Aristizábal Peláez.

Hoy, 2 de octubre de 2018, hace 190 años falleció el Almirante José Prudencio Padilla López. Nacido el 19 de marzo de 1784 en el norte de La Guajira, Colombia. Hijo de Andrés Padilla, de ascendencia africana cuyos antepasados habían sido esclavizados, trabajó como un astillero. Su madre fue Lucía Josefa López, una mujer amerindia, Wayuu.

A la edad de 14 años, Padilla se embarcó en el mar como tripulante, a bordo de barcos mercantes españoles. En 1805, mientras estaba en la Marina Real Española, fue capturado por los británicos durante la Batalla de Trafalgar en la costa de España y liberado en un intercambio de prisioneros tres años después. Regresó a Sudamérica y reanudó su servicio en la marina española. Más tarde fue puesto a cargo del arsenal en Cartagena.

José Prudencio Padilla ha sido reconocido como uno de los primeros comandantes navales nacidos en América del Sur, fundador de la marina colombiana y héroe en las guerras de independencia y de América Latina.

Cuando los sudamericanos se sublevaron contra España en 1811, Padilla se unió a los residentes de Getsemaní, un enclave formado principalmente por personas de ascendencia africana, al lado de los rebeldes de Cartagena que se declararon independientes de España. Padilla pronto participó en las acciones militares de los rebeldes contra la Corona española. Él ordenó a la rebelión cañonera Concepción que derrotó a la fragata española Neptuno, cerca de la ciudad portuaria de Tolú. Con esa victoria fue ascendido a Teniente Segundo en la Armada colombiana.

Padilla posteriormente estuvo al mando de Simón Bolívar cuando los españoles retomaron Cartagena, la ciudad más grande de la región. Padilla fue capturado nuevamente, esta vez por los españoles, pero luego de su liberación fue ascendido a Capitán. Padilla se mudó un corto tiempo a Jamaica antes de unirse a una victoriosa expedición rebelde en la costa de Colombia en 1816. Luego asumió el mando de la fuerza naval rebelde en el valle del Orinoco y posteriormente navegó a Haití, en donde se encontró con Bolívar.

Entre 1817 y el final de la lucha por la independencia en 1821, Padilla participó en las batallas de Cumaná, en Venezuela, Casanare, Laguna Salada, en México, Pueblo Viejo, Tenerife, cerca de Marruecos, La Bara, Ciénaga de Santa Marta y San Juan, en Puerto Rico. La última culminó con la entrega de Cartagena por parte de los españoles en 1821 y el ascenso de Padilla al puesto de Almirante Supremo de la Armada Colombiana.

José Prudencio Padilla López terminó su carrera militar con su derrota de la flota española en la batalla de tres horas en el lago de Maracaibo, el 24 de julio de 1823. Esa batalla, decisiva en última instancia, eliminó a los españoles de lo que hoy es Venezuela. Al año siguiente, Padilla, aclamado como el «héroe campesino», fue elegido senador de la nueva República de Gran Colombia, que en ese momento incluía al estado moderno de Colombia y lo que hoy es Venezuela, Ecuador y Panamá.

El esfuerzo de Padilla en 1827 para mediar en las disputas entre el presidente Simón Bolívar y el vicepresidente Francisco de Paula Santander, involuntariamente lo involucró en una red de intrigas políticas mortales. Los enemigos de Padilla persuadieron a Bolívar de la complicidad de Padilla en un complot para asesinar al presidente. Tanto Padilla como Santander, que también estaba implicado, fueron condenados a muerte. Sin embargo, a Santander se le permitió ser enviado al exilio. De hecho regresó a Colombia en 1830 para ser nombrado Presidente de la República. Padilla, sin embargo, fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Bogotá el 2 de octubre de 1828, a las 11.30 de la mañana. Tres años más tarde en noviembre de 1831, La Convención de la Nueva Granada rehabilitó su memoria a nombre del pueblo colombiano.