16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hoy es un día emotivo para el fútbol argentino Estudiantes de la Plata a 50 años de una hazaña histórica

16 de octubre de 2018
16 de octubre de 2018

Hoy es un día emotivo para el Pincha y para el fútbol argentino. Medio siglo pasó ya desde aquel 16 de octubre en el que Osvaldo Zubeldía, Carlos Bilardo, Juan Ramón Verón y todos los demás Héroes de Old Trafford inscribieron sus nombres a fuego en la historia del fútbol mundial. Desde CIELOSPORTS.COM te invitamos a revivir aquella gesta histórica.

Un día como hoy pero hace cincuenta años Estudiantes forjó la página más gloriosa de su historia: igualó 1 a 1 en el partido de vuelta de la Copa Intercontinental ante el Manchester United, para ser campeón del mundo en el mismísimo Teatro de los Sueños después del 1 a 0 de la ida.
Un día como hoy pero hace cincuenta años Estudiantes forjó la página más gloriosa de su historia: igualó 1 a 1 en el partido de vuelta de la Copa Intercontinental ante el Manchester United, para ser campeón del mundo en el mismísimo Teatro de los Sueños después del 1 a 0 de la ida.

El primer partido había dejado a los ingleses con un extraño sabor de alegría que el segundo duelo se encargó de borrar: los Diablos Rojos ya se imaginaban con la Copa en las manos al caer por solo un gol en Argentina, pero no contaban con once Leones dispuestos a hacer historia.

El equipo de Osvaldo Zubeldía marcó un antes y un después en la historia de Estudiantes pero también lo hizo en el fútbol argentino, y ese título del mundo fue, sin lugar a dudas, la gran frutilla de un proceso que medio siglo después sigue dando que hablar dentro y fuera del país.

LA PREVIA

UNA VENTAJA MÍNIMA QUE VALIÓ MUCHO

El 25 de septiembre de 1968 Estudiantes recibió al Manchester United en el primero de los dos capítulos pautados para aquella Copa Intercontinental, y lo hizo en la Bombonera. El Pincha generó mucho pero convirtió poco, y debió conformarse solamente con un 1 a 0.

El único gol del partido llegó promediando la primera parte con la fórmula de la casa, cuando Marcos Conigliaro convirtió de cabeza tras una pelota parada desde la izquierda. Luego Alex Stepney se convirtió en figura, salvando más de 10 ocasiones de gol.

Una vez finalizado el partido los futbolistas ingleses festejaron por la poca diferencia obtenida por el elenco Estudiantil, dando por segura una victoria en su casa y ante su gente, sin saber lo que les esperaba en Old Trafford tan solo 21 días más tarde, ese 16 de octubre que hoy se homenajea.

Los once del León en aquel encuentro de ida fueron: Alberto Poletti; Oscar Malbernat, Ramón Aguirre Suárez, Raúl Madero y José Hugo Medina; Carlos Bilardo, Carlos Pachamé y Néstor Togneri; Felipe Ribaudo, Marcos Conigliaro y Juan Ramón Verón.

EL BUNKER: LA PREPARACIÓN EN LYMM

El plantel de Estudiantes se preparó a conciencia para ese partido de vuelta, fiel a las ideas del gran Don Osvaldo Zubeldía, y así fue que una semana antes del mismo pisó suelo inglés para comenzar a prepararse. Como ya es sabido la locación elegida fue la ciudad de Lymm.

Esta pequeña localidad del condado de Cheshire, que para el último censo de 2011 contaba nada más que con 12.350 habitantes, fue el bunker elegido por el cuerpo técnico Albirrojo para comenzar a pergeñar lo que sería la gesta de los Héroes de Old Trafford.

Ubicada a solo 29 kilómetros de Manchester, este pequeño pueblo otorgaba la combinación perfecta de cercanía y tranquilidad, con poca cantidad de gente en las inmediaciones pero con solo media hora de viaje, además de las comodidades propias de una óptima estadía.

La primera práctica en Inglaterra tuvo lugar el jueves 10 de octubre, cuando el cuerpo técnico dispuso algunos trabajos físicos de recuperación muscular para aprovechar la jornada tras el largo viaje del día previo, antes de empezar a planificar tácticamente el juego frente al United.

LA BRUJA SILENCIÓ OLD TRAFFORD

El juego arrancó con un clima caldeado, con los hinchas ingleses generando un ambiente ensordecedor en la medida en la que el Manchester se adueñaba de la pelota y comenzaba a exigir a Alberto Poletti. Sin embargo, luego de algunas intervenciones del arquero, llegó el silencio.

Corrían solo 7 minutos de esa primera parte cuando Juan Ramón Verón aprovechó de la mejor manera la segunda pelota detenida del partido en favor de Estudiantes. Fue de cabeza, con un envió que infló la red de gol luego de un buen centro de Raúl Madero.

La conquista desorientó al equipo local y también a sus hinchas. El dueño de casa era consciente de que necesitaba marcar tres goles para levantar la Copa y dos para forzar un nuevo encuentro, justo ante un equipo que se defendía como pocos y que concedía escasas ventajas.

A pesar de eso el local continuó exigiendo a Poletti, que salvó al Pincha con tres atajadas ante el gran trío de ataque del United: George Best, Bobby Charlton y Dennis Law. Antes del descanso el que avisó fue el Pincha, cuando Marcos Conigliaro reventó el travesaño.

EL ÚLTIMO PASO HACIA LA GLORIA

Lo que la fortuna le quitó a Estudiantes en el final de la primera parte se lo devolvió en la reanudación, ya que en el inicio del complemento Brian Kidd tuvo el empate pero el travesaño dijo presente una vez más, esta vez para negarle el gol a los Diablos Rojos.

En la segunda parte el Pincha se plantó mejor, sufriendo menos atrás y apostando por un contragolpe que en varias ocasiones estuvo cerca de materializar, ante la creciente desesperación de un conjunto local que veía como avanzaba el reloj sin poder anotar el descuento.

A un minuto del final, con un encuentro caliente en el que ambos equipos mostraban cada vez mayor vehemencia, los dos se quedaron con uno menos. El expulsado en Estudiantes fue José Hugo Medina, quien al intentar retirarse del campo recibió una lluvia de proyectiles.

Ya a los 90 llegó el empate, con un remate de Willie Morgan que finalmente pudo batir a Poletti, pero para el local ya era tarde. El León aguantó los embates finales y consiguió algo que, hasta hoy, es el único en haberlo logrado: dar la vuelta ante el Manchester en su propia cancha.

TOMADO DE CIELOSPORT