14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Bulevar de los Samanes de Viterbo

28 de octubre de 2018
Por Nelson Hincapie L.
Por Nelson Hincapie L.
28 de octubre de 2018

Debería llevar uno de estos nombres: «Jesús Antonio Flórez García» o «Julio Restrepo Ochoa»  

Quiero refrescar la memora histórica de los viterbeños escribiendo esta nota sobre la emblemática avenida, por la que se ingresa a nuestra ciudad, que tiene aproximadamente 3 kilómetros de longitud, y está sombreada por frondosos y gigantescos samanes, que la convierte en un paseo, o bulevar, de gran belleza natural y en un entorno ecológico que fue reconocido por el Concejo Municipal de 1998, como Patrimonio Cultural de Viterbo, según acuerdo No. 013 de junio 5 de  ese año.

En lo que a mi me consta, desde hace 70 años ya existía esta avenida en la forma como la conocemos hoy en día, entre el sitio denominado Asia y el casco urbano de Viterbo, aclarando que la carretera era completamente destapada y me atrevería a afirmar sin temor a equivocarme que 80, 90 o quizá 100 años atrás ya estaba concebida como ese entorno medioambiental de singular belleza. Inicialmente, la vía no tenía la curva de la Hacienda “La Bella” sino que continuaba en línea recta y la atravesaba, como también al rio Risaralda a través de un puente de concreto, a unos 300 metros más abajo del que existe en la actualidad, el cual fue derrumbado por las impetuosas aguas de este rio, creería yo que al final de la década de los años 20 o comienzos del 30.

El puente colgante construido a comienzos de la década de los años 30, estaba ubicado unos metros hacia el sur del que existe actualmente y el cual tuve la dicha de conocer y también el desagrado de ver su desplome a raíz del sobrepeso de un camión que por allí transitaba. Este recuerdo, para ilustrarlos que en la década de los 40 ya se estaban sembrando los samanes por los primeros corregidores del incipiente corregimiento, Jesús Antonio Flórez García, más comúnmente conocido como Chuy Flórez en 1944 y don Julio Restrepo Ochoa en 1945. Chuy y don Julio preparaban los almácigos con las semillas de los samanes para su siembra en la nueva vía que desembocaba en el puente colgante construido por el ingeniero Bernardo Arango en 1931.

Esta narración para testimoniar la relación que existe con estos dos personajes y a quienes el Concejo Municipal de este año 2018 les hizo como reconocimiento y  homenaje por su visión futurista, al darle sus nombres a esta simbólica avenida.

Mi amigo Omar Oyuela Rincón, periodista, escritor, poeta, orador, diputado a la Asamblea de Caldas y alcalde de Viterbo, en alguna ocasión nos dijo que la entrada de Asia a Viterbo parecía un túnel, por el entrelazamiento de las copas de sus árboles samanes y ello dio origen a la costumbre de las gentes de llamar esta avenida con el nombre de túnel, sin que el Concejo ni ninguna entidad administrativa lo hubiera propuesto. Como ponente del proyecto de acuerdo que propuso los nombres de Jesús Flórez y Julio Restrepo para el Bulevar de los Samanes, el de Luis Alberto Díaz Gómez para la banda sinfónica juvenil de la I. E. “Nazario Restrepo”, el de Jorge Elías López del Rio para la Tuna de Viterbo, el de Canuto Orrego Restrepo para la Avenida 13 y el de Lorenzo Toro Ochoa para el Aula Máxima del Colegio “La Milagrosa”, la Corporación no tuvo otro propósito que el de rendir tributo de admiración y aprecio, a estos ilustres paisanos nuestros, desafortunadamente hoy todos desaparecidos, por sus ejecutorias y amor a Viterbo y por las obras que nos legaron.

Y por último, el nombre de BULEVAR, que ha causado tanto escozor, lo tomé del diccionario de la lengua española que lo define como “nombre de algunas avenidas grandes en ciertas ciudades” y pone como ejemplo, “los bulevares de París son animadísimos”. Mientras que define la palabra túnel como “galería subterránea grande abierta artificialmente a través de un monte, por debajo de un río u otro obstáculo para dar paso a una vía de comunicación” y pone como ejemplo “túnel de ferrocarril” y da como sinónimo el de “subterráneo”.

Espero haber dejado aclarado este tema y estoy seguro que las futuras generaciones de viterbeños, extraños y visitantes se acostumbraran a llamar esta hermosa avenida EL BULEVAR DE LOS SAMANES DE VITERBO.

 

NELSON HINCAPIÉ L.

Viterbo 26 de octubre de 2018 .