20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los mitos del siglo XXI

23 de septiembre de 2018
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
23 de septiembre de 2018

Víctor Zuluaga Gómez

Fue en el año de 1820 cuando se realizó el último censo de la población indígena que se había establecido en el sitio actual de Cerritos, conocido originalmente como “Pindaná de los Zerrillos”, comunidad que tuvo su resguardo hasta el año de 1874, es decir, once años después de haber sido fundada la ciudad de Pereira.

Esta  comunidad indígena había recibido del Rey de España una legua cuadrada de tierra, equivalente a 9 millas cuadradas, lo que corresponde a una extensión enorme, que misteriosamente desapareció cuando el gobierno nacional declaró que el resguardo indígena se extinguía y sus propiedades serían administradas por el gobierno de Cartago pero destinados a la educación.

En dicho censo, que podría catalogarse como el de los últimos indígenas quimbayas, pues recogía los reductos de comunidades dispersas que se ubicaban en el actual Santa Rosa, Chinchiná, Nuestra Señora de las Nieves. Como cosa curiosa, en dicho censo aparecen indígenas provenientes de Guática, Riosucio y Quinchía.

Para decir que los quimbayas, aquellos pueblos que encontraron los españoles, dominaron y acabaron, se fueron lentamente desapareciendo.

Pero resulta que en estos momentos se ha producido una especie de milagro: los quimbayas han reaparecido y se llaman “cumbas” y viven en el sitio de la Iberia, en Riosucio. Ese es el resultado de una investigación realizada por un profesor de la Universidad de Caldas y que tiene mucho de literatura, de imaginación pero muy poco de sustento documental. Ya en su momento, Luis Caicedo, actual asesor en la Alcaldía de Riosucio, ha hecho las aclaraciones pertinentes en el sentido que el pueblo Cumba es originario de un territorio cercano al actual Guática, vecino de los Andica y que fueron llevados a las cercanías de Ansermaviejo inicialmene. Pues resulta que ahora algunos de sus líderes reivindican su origen Quimbaya y ello desde luego ha generado un enorme conflicto en el resguardo de Cañamomo Lomaprieta toda vez que los Cumba solicitan que se les reconozca como una etnia diferente y por lo tanto se produzca una segregación de resguardo de Cañamomo. Algo parecido está ocurriendo con algunos líderes de los afros de Guamal, auncuando en este último caso es evidente el hecho de pertenecer a una etnia diferente. Lo que ocurre es que curiosamente se de este tipo de discusión cuando hay muchos intereses de compañías mineras que ven en los resguardos un obstáculo para la exploración y explotación del mineral. ¡Vaya que coincidencia!.