18 de julio de 2024

Juana Carolina Londoño se despide de Fiducoldex

29 de septiembre de 2018
29 de septiembre de 2018

Política con pimienta

Juana Carolina Londoño

Se le llegó la hora a Juana Carolina Londoño. Sale de la presidencia de Fiducoldex. Allí llegó por gestiones del mono Luis Emilio Sierra ante el entonces presidente Juan Manuel Santos. El cargo era parte de la torta burocrática que le correspondió como senador en el extinto gobierno de la “mermelada”.

Se le esfuma el patrimonio electoral

No se sabe a ciencia cierta si Juana Carolina se quedará en Bogotá o regresará a Manizales. Las malas lenguas dicen que se queda en el Altiplano. En Caldas le quedan pocos votos. El mejor termómetro del patrimonio electoral que posee en este departamento lo dio la votación que obtuvo en las elecciones para Congreso de la República, su recomendada Constanza Duque, ex alcaldesa de Salamina, quien llegó escasamente a 1.809 votos. Con esos resultados no hubiera alcanzado ni el concejo de su tierra natal.

Así paga el diablo a quien bien le sirve

Presumiblemente a la bella Juana Carolina la reemplazará un costeño o un nariñense. Todo parece indicar que al presidente Duque le repugna todo lo que le huela a Caldas. En la burocracia nacional, gruesa y mediana, no se encuentra un coterráneo ni por equivocación. Así paga el diablo a quien bien le sirve. Este fue uno de los departamentos que más contribuyeron a su elección. Y vean como nos pagó. Falta que a las posiciones nacionales en Manizales lleguen bogotanos, costeños, boyacenses y otras exóticas especies.

El “matrimonio” Yepes-Chica

Andan muy juntos el médico y exgerente del Hospital Santa Sofía de Manizales, Jorge Hernán Yepes, y el representante a la Cámara Félix Alejandro Chica. Dicen por ahí que están empeñados en reunificar el conservatismo. Es decir, lo poco que queda en Caldas. Los godos y cachiporros son especies en vertiginosa extinción. Observen cómo le fue en Caldas al exgobernador de Antioquia, Sergio Fajardo en las elecciones para Presidente (primera vuelta). Y también a Petro. El voto de opinión fue el gran triunfador. Yepes y Chica van a sembrar en un terreno muy árido.

Matrimonio político

Un congresista de La U le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que las relaciones entre la Casa de Nariño y el Centro Democrático se parecen a las de los “matrimonios largos”, indicando que “peleaban por la mañana, se amistaban al mediodía pero al final de la tarde ya estaban en otra gazapera, para terminar la noche durmiendo uno al lado del otro, para comenzar al otro día en la misma rutina”. Para el parlamentario, que pidió la reserva de su nombre, no es claro cómo se está desarrollando la relación entre el presidente Iván Duque y el uribismo, más aún porque “…así como en el Centro Democrático hay algunos que son más papistas que el Papa, en relación con la figura de Uribe, en el Gobierno hay otros que son más duquistas que Duque”. Off the Record, El Nuevo Siglo.

Poco se sabe de Arturo Yepes

Poco se ha vuelto a saber de Arturo Yepes. Después de la quemada en las elecciones para Congreso del pasado 11 de marzo, le huyó a la vida pública como el diablo al escapulario. No volvió a contestar llamadas telefónicas, ni asistió a más reuniones, ni volvió a los municipios. El hombre se aisló casi que totalmente. Últimamente se especuló con que iría a una embajada. Al “díscolo” Arturo hay que reconocerle, sin embargo, que es un magnífico trabajador. Pocas personas le igualan en su endemoniada capacidad de acción. Hoy debe estar sumido en la incertidumbre como consecuencia de la decisión del Consejo de Estado de negar las pretensiones de nulidad del abogado que demandó la elección del representante conservador Félix Chica. Era una luz al final del túnel.

Simoncito es lo único que le preocupa a Gaviria

Esta semana estuvo en Pereira, su tierra natal, el expresidente César Gaviria. Participó en un homenaje que le tributaron la gobernación de Risaralda y la alcaldía de Pereira al magistrado Alberto Rojas Ríos. A Gaviria se le vio tranquilo pese a que en el Partido Liberal hay una rebelión que provocó una disidencia de 24 dirigentes, encabezada por el exministro Juan Fernando Cristo. Alguien que observó el tranquilo rostro de Gaviria comentó que la única preocupación del expresidente es su hijo Simón que todavía no encuentra ubicación en la alta burocracia gubernamental. Así el partido liberal se vuelva trizas y sus restos le caigan encima, lo importante es que a Simoncito no se le llene de espinas el camino que en un futuro lo conduciría a la silla presidencial. Misión casi que imposible pues a Simoncito no se lo traga el país.

El Partido Liberal, en la peor crisis de su historia

“Creo que ya llegamos al colmo de los colmos, creemos que hay que salirse definitivamente. El partido perdió su norte, perdió su ideología por la forma como Gaviria lo ha manejado”.

Con esta frase la exministra Cecilia López Montaño definió la crisis que afronta el Partido Liberal y la encrucijada en que se encuentra su director único el expresidente César Gaviria.

El exministro del Interior, Guillermo Rivera, confirmó a los medios que también se va de la colectividad, “porque creemos que el partido tiene que estar es en la oposición del Gobierno. No compartimos las tesis del Centro Democrático. Es un pensamiento absolutamente distinto al nuestro. El partido no puede estar contemporizando con un Gobierno de un partido que actúa muy distinto a lo que piensa el Partido Liberal” y aseguró que “exministros somos como ocho, pero dirigentes miles en todo el país”.

Entre el grupo de inconformes también se encuentran Juan Fernando Cristo, Amilkar Acosta y Alfonso Gómez Méndez.(Lea la carta a Gaviria).

Los problemas en el seno del liberalismo se comenzaron a percibir desde noviembre pasado en la consulta para elegir al candidato presidencial. Desde esa fecha se apartaron del partido Juan Manuel Galán y Vivianne Morales. Pero la tapa de la olla rebotó con la decisión de César Gaviria de respaldar en segunda vuelta la elección de Iván Duque, y ahora de declararse independientes frente a su gobierno.

Juan Fernando Cristo dijo que además de las confirmadas renuncias de los exministros, en carta que conjuntamente enviaron a César Gaviria “están renunciando más de 5.000 líderes y dirigentes de todo el país. En las próximas semanas definiremos un movimiento independiente en oposición al gobierno del presidente Duque, con argumentos, con tesis”.

El exministro de Energía, Amylkar Acosta, señaló que también se retira del partido por tres razones: primero, el Partido Liberal hace rato desertó de sus principios socialdemócratas. En segundo lugar el partido se parlamentizó, alejándose de sus bases sociales. En tercer lugar el partido ha quedado reducido a ser un simple dispensador de avales y se maneja en las regiones como si fuera una franquicia, en cabeza de quienes ostentan la credencial de congresistas”. El Reverbero de Juan Paz.

¿Y Humberto de la Calle?

Poco se ha vuelto a saber del excandidato presidencial Humberto de la Calle Lombana. Después de sus derrotas políticas, atribuidas en parte a su exsocio César Gaviria, decidió hacer mutis por el foro. A pesar de que era un magnífico candidato por su experiencia y formación académica, el respaldo de un expresidente tan decante como Gaviria y la sombra fatal de Santos, terminaron sepultando su proyecto político. A de la Calle le va mejor como catedrático y conferencista que como político.