28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cómo perder celular y cédula en un 2 por 3 en el Transmilenio de Bogotá

Por Fabio Becerra Ruiz
15 de septiembre de 2018
Por Fabio Becerra Ruiz
15 de septiembre de 2018
fabio becerra
Fabio Becerra Ruiz

Por Fabio Becerra Ruíz (abogado y figura de la radio del siglo pasado).

Esto es Locombia… para no creerlo, si se vive en el exterior

Deseo comentar una experiencia personal ocurrida al suscrito el viernes a las 5PM a bordo de un Transmilenio, en Bogota.

Desplazándome a mi casa, entraron al transmilenio tres de los numerosos vendedores, gaiteros, cantantes, limosneros, vendedores de específicos, personajes maleantes, algunos vaciados, vendedores de dulces, chicles,  venezolanos contando su repetitiva historia de estar  sin trabajo y sin un  centavo , asi como  avivatos y ladronzuelos  etc que pululan en todos todos los buses, y con su algarabía empezaron su retahíla de costumbre.

Yo viajaba sentado pues en realidad el bus no traía mucha gente, y  mi esposa la Sra. Gladys me despachó un mensaje de whatsapp para que «tuviera cuidado con la cartera y el celular»…Saqué mi celular para contestarle el mensaje en el sentido que ya iba para casa después de una gestión que adelante en la Registraduria Distrital, ubicada en el centro  de la ciudad, cuando velozmente un muchacho que no pude siquiera distinguir bien,  y ante mi resistencia pues lo vi venir raudo hacia mi, me arrebató mi celular y me  raspó con sus garras la mano, y al yo intentar  resistirme, caí de bruces contra una baranda del transmilenio golpeándome muy  fuertemente la cabeza contra una barra de acero, luego de lo cual el raponero desapareció y el bus de transmilenio arrancó…Aquí es el fin de esta historia que pasa diariamente por todos lados, solo que esta vez me tocó a mi, afortunadamente sin consecuencias graves….Para colmo de males hoy también me percaté que perdí mi cédula de ciudadanía porque me apareció mi cartera rota inexplicablemente en el sitio donde la portaba, asunto que algo me preocupa pues  era la única cédula que tenia.

Lo chistoso del asunto es que llegué a mi casa, y ante la voluminosa publicidad de la pagina web de la policía que recibe denuncias online supuestamente  de manera muy eficiente, llamé a denunciar la perdida de mi cédula y del celular especialmente, y algunos   otros papeles. El Policía que atiende el call center de la Policía Nacional, me contestó y  me informó que la denuncia debo efectuarla con el número de la fecha de expedición de la cédula, y al informarle que no la sé porque no la recuerdo, me dijo tajantemente que debía ir primero el lunes en horas de oficina a la Registraduria Nacional en el otro extremo de la ciudad a averiguar la fecha de expedición de mi cédula perdida, pues debía identificarme con cédula o tener un poder que otorgue a alguien para que me den ese dato, y así podría entrar a la pagina a denunciar este asunto.

Le pregunté al agente, si era en serio lo que me estaba sugiriendo, y muy atentamente me respondió que la policía estaba para servir con eficiencia y celeridad ante cualquier hecho delictivo, no sin antes preguntarme dónde fue el hecho, cuántas personas lo vieron, cuántas podrían certificarlo, si hubo violencia, si hubo armas de fuego, si había menores de edad en el bus del Transmilenio etc etc, para finalmente decirme que adelantara ese trámite el lunes y si era fiesta entonces el martes y punto.

Espero que no piensen que este breve relato es una creación literaria de ficción mía, sino que me ocurrió  en efecto el fin de semana en Bogota a plena luz del día en este país que algunos  llaman «del sagrado corazón de Jesús» y otros llamamos simplemente «Locombia».

Fuerte abrazo para quienes se rían de esta historia tan increíble, pero cierta jajajajajajaja   jajajajajajajaj

FABIO BECERRA RUIZ

Posdata: Sin teléfono, sin datos, sin whatsupp, y sin nara de nara…..pero como dijo el poeta venezolano..»toy contento, yo no sé qué es lo que siento».(jajajajajajaj   jajajajaja).