24 de febrero de 2024

Simplismo critico (el veneno del lambón)

Por Esteban Jaramillo
27 de agosto de 2018
Por Esteban Jaramillo
27 de agosto de 2018

Por esteban Jaramillo Osorio.

La falta de profundidad y la poca claridad en los análisis, nos han llevado a un mundo superficial en el que prevalecen el  me gusta o no me gusta, el like o el dislike.

El como y el porque, importan poco. El talento, el placer, los caminos elegidos, la calidad de un futbolista, los niveles de juego en un partido, importan poco, dominados por el resultado. El viaje maravilloso de un colectivo hasta lograr su objetivo esta infravalorado. Ganamos y punto, dicen muchos.

El proceso no es razón poderosa. Tampoco lo son esencia, sustancia o contenido. Lo es calificar y descalificar, tantas veces con argumentos sin soportes.

El futbol ha cambiado en la percepción del publico conducido a ello por un periodismo volátil, e interesado en el negocio mas que en el espectáculo.

Desapareció hace rato la relación estrecha entre el resultado y el buen futbol. Los filtros críticos también se trasformaron. En Materia de entrenadores “ Lo mismo un burro que un gran profesor”.  Y, la calidad de los futbolistas especialmente los importados, con excepciones, siempre en discusión o con tolerancia extrema por parte de los medios.

Maldita dicotomía, tan propia de nuestro país en la que  fulano es bueno porque me agrada y mengano no, porque lo detesto, sin darnos el tiempo para una evaluación profunda de sus actos. Los casos de Duque, Petro, Pékerman, Osorio, «Pecoso», Almirón y Nairo, son dicientes. Dividen al país, con opiniones que no van mas allá de un si o un no.

El conformismo, además, se esparce tan destructivo y devastador, como la complacencia en los errores sin investigación o denuncia. El veneno del lambón.