22 de octubre de 2018

Pico más alto de la temporada de lluvias en Caldas será entre el 20 y 22 de mayo

16 de mayo de 2018
16 de mayo de 2018

Cercano a los 5 metros está el nivel del río Magdalena a su paso por La Dorada. Por esto, existe una probabilidad de crecientes súbitas, aunque aún no debe hablarse de una cota de inundación, según el director de la Jefatura de Gestión del Riesgo, Medio Ambiente y Cambio Climático de Caldas, Félix Ricardo Giraldo Delgado.

La Coordinación Municipal de Gestión del Riesgo CMGRD del puerto caldense tiene activado el sistema de alertas tempranas para dar aviso de desalojo preventivo o las indicaciones pertinentes a la población ribereña al afluente.

Crédito: Prensa Gob de Caldas.

Esto con el fin de mantener el reporte de cero víctimas en Caldas en esta temporada de lluvias.

La idea es que se les puede dar aviso oportuno a los doradenses de cualquier probabilidad real de inundación, gracias a la comunicación permanente con vigías en Honda, Mariquita (Tolima) y Girardot (Cundinamarca), lo que permite definir con varias horas de anticipación cómo se comportará el Magdalena a su paso por La Dorada, añadió el director de la Jefatura.

El actual nivel del río se debe a que la temporada de lluvias está en su pico más alto y será más fuerte entre el 20 y 22 de mayo, por lo que en los últimos días han sido variadas las afectaciones en varios sectores del departamento, por crecientes o por vientos fuertes.

Sin embargo, el Gobierno de Caldas mantiene listo para atender las emergencias mediante los combos de maquinaria.

Una afectación importante se presentó en la vía que comunica al corregimiento de Arauca, en Palestina, y Risaralda (Caldas), donde fueron varios los taponamientos de la vía, como lo explica el comandante de bomberos de Risaralda, subteniente Carlos Alberto Valencia Zapata.

El uniformado dijo que el fin de semana fue de bastante trabajo por la cantidad de reportes en varios sectores de la carretera, en especial en Boquerón. Sin embargo, en ningún caso el despeje ha demorado más de una hora, gracias al trabajo de las unidades bomberiles, la maquinaria del municipio y la colaboración de personal de la concesión Pacífico Tres.

El daño de un jarillón cerca al municipio de Risaralda, durante la creciente de la quebrada La Unión, será asunto de  la reunión mañana del Comité Municipal de Gestión del Riesgo y la alcaldía, pues algunos pobladores ribereños se encuentran en estado de vulnerabilidad, cuenta su comandante de bomberos.

Villamaría es otro municipio afectado de manera considerable por las lluvias constantes y vientos fuertes de los últimos días y varias de sus vías rurales han reportado deslizamientos y cierres totales o parciales.

La coordinadora Municipal de Gestión del Riesgo, Leidy Estefany Cortes Llano, afirmó que las principales dificultades se dieron este fin de semana en la vereda Montaño, donde la quebrada que pasa por allí subió el nivel y arrasó árboles y distintos materiales en la noche del sábado. Ayer el daño en la misma vereda lo produjo un desprendimiento de tierra que taponó la vía por algunas horas.

La coordinadora de Villamaría también menciona un deslizamiento en la vereda  Riobamba, atendido de manera oportuna. En el resto de los sectores vulnerables por la saturación de agua en vías y laderas reportó normalidad y destacó que el municipio no ha registrado víctimas y que las distintas afectaciones no han sobrepasado la capacidad de la Coordinación o de los organismos de socorro.

El director de la Jefatura se muestra positivo ante el pico más alto que está por darse en la actual temporada de lluvias, ya que el sistema de gestión del riesgo de Caldas ha demostrado su buena preparación y capacidad de respuesta, lo que evidencian los daños menores en vías y sectores del departamento afectados hasta hoy.

(Comunicado de prensa)