12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Arturo Yepes Alzate indemnizó a Juanes por el uso de la canción «La Tierra» en su campaña política

3 de mayo de 2018
3 de mayo de 2018

La noticia la publica hoy «El Espectador». «El representante a la Cámara caldense Arturo Yepes Alzate usó para una de sus campañas políticas la canción “La Tierra” de Juanes sin su permiso» y por esta razón tuvo que pagarle al artista ocho millones de pesos.

El Espectador trae el siguiente texto sobre el particular:

El representante a la Cámara caldense Arturo Yepes Alzate usó para una de sus campañas políticas la canción “La Tierra” de Juanes sin su permiso. En una cuña publicitaria de televisión, alguien más aparecía interpretando la reconocida melodía, cuya letra fue modificada para decir: “Caldas hay una y nada más”. El hecho motivó una inmediata denuncia del equipo del artista y un pleito que acaba de definir la Corte Suprema de Justicia.

Todo sucedió en la campaña previa a las elecciones de 2014. La publicidad salió en el espacio institucional que tenía el Partido Conservador, invitando a votar por Yepes, quien resultó electo para el periodo 2014-2018. La abogada de Juanes, María Mercedes Bermúdez, puso en conocimiento de las autoridades el caso, teniendo en cuenta la falta de autorización para adaptar y reproducir la obra musical y, especialmente, por los perjuicios morales que implica que se vincule públicamente al artista con un mensaje político en particular sin su aprobación.

La denuncia quería sentar un precedente: que las obras musicales de los artistas no se pueden tomar así como así, ya que en ese momento se llegó a creer que Juanes estaba apoyando a Yepes, sin que esto fuera cierto. En el pasado ha habido diferencias por el uso del nombre del artista en asuntos comerciales, pero ningún caso había llegado a convertirse en un tema penal. Esta fue la primera vez.

La Asociación Colombiana de Editores de Música (Acodem), que tiene la potestad para la reproducción de la obra, y el equipo del representante Yepes llegaron a un acuerdo que incluía el pago de $8 millones de pesos. Personas cercanas al congresista le dijeron a El Espectador que la cuña publicitaria no fue autorizada por él, sino que habría sido planeada por el Partido Conservador y que el pago se hizo para zanjar diferencias y resarcir eventuales daños. Una negociación que se habría hecho a espaldas del artista: la abogada Bermúdez explicó a este diario que en ese acuerdo con Acodem nunca fueron llamados o notificados y que no entienden, por ejemplo, cómo se llegó a tasar ese monto.

Ahora, la Corte Suprema resolvió el asunto precluyendo la investigación en favor de Yepes, por considerar que hubo una indemnización integral. Principalmente, el alto tribunal tuvo en cuenta el acuerdo de Acodem que registró el pago de derechos de autor de la canción que se manipuló “sin la autorización del titular (editora Peermusic Colombia SAS)”. La Sala Penal, con ponencia del magistrado Eugenio Fernández, tuvo en cuenta esa conciliación entre Acodem y Arturo Yepes por el pago de los derechos de autor, lo que implica una “reparación integral de los daños”.

“Del acuerdo conciliatorio se desprende que la estimación de los daños estipulada por quienes participaron en aquél comprendió la globalidad de la conducta atribuida a Arturo Yepes, pues no sólo cubrió su utilización no autorizada ‘en un comercial en el cual se invita a votar por él’ sino también el acto potencialmente constitutivo del delito definido en el artículo 270-3 de la Ley 599 de 2000, esto es, la alteración y mutilación de la obra”.

De fondo, la Corte Suprema resolvió otro asunto. Y es que las leyes sobre este tema, por como están redactadas, permiten y prohíben al mismo tiempo precluir un proceso por indemnización integral en delitos contra los derechos de autor. Para la Sala era necesario zanjar esta discusión y sentó jurisprudencia al respecto para decir que sí es posible. “De las dos lecturas posibles que ofrece el artículo 42 de la Ley 600 de 2000, debe preferirse la que propende por permitir la extinción de la acción penal por indemnización integral por delitos contra el derecho de autor, porque respeta en mayor medida la noción del derecho penal como ultima ratio, en cuanto privilegia el mecanismo alternativo de solución de la controversia sobre la punición del procesado”, dijo la Corte.

En su decisión, la Corte Suprema dejó en claro varias cosas: que los derechos de autor, tanto en su arista patrimonial como económica, son un bien jurídico de rango constitucional que debe ser amparado por las autoridades. Pero que, a diferencia de otros derechos, en este caso ni la Constitución Política ni los instrumentos internacionales obligan al Estado a sancionar penalmente a quienes cometan infracciones en su contra. Por lo que esa interpretación es posible.

Más allá de la resolución de la Corte a este asunto, para la abogada de Juanes, la respuesta de la justicia no es suficiente. Pues si bien se indemnizaron los derechos de autor por haber modificado la canción, no se resolvió nada frente al asunto que más les interesaba: las afectaciones morales que implica vincular a un artista con ciertas ideas políticas. “Yo creería que hay inexperiencia en Colombia sobre el tema de derechos de autor. Acodem no nos consultó. El interés nuestro no era obtener un beneficio económico sino un precedente sobre esa violación de derechos de autor”, señaló a El Espectador.