8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Jorge Luis Ramírez a la Cámara

16 de febrero de 2018
Por José Miguel Alzate
Por José Miguel Alzate
16 de febrero de 2018

Por JOSE MIGUEL ALZATE

En total 52 personas aspiran a la Cámara de Representantes por la circunscripción electoral de Caldas. De ese crecido número de aspirantes, sólo cinco podrán ocupar las curules que le corresponden al departamento. Desde luego, en la lista hay candidatos para todos los gustos. Los hay politiqueros, promeseros,  sin arraigo popular. Pero también los hay estudiosos, que conocen los problemas del departamento, formados para llegar a esa posición. Abogados, médicos, ingenieros, arquitectos hacen parte de ese abanico. Varios de los que quieren ser representantes tienen una carrera política. Otros quieren someter su nombre a consideración del electorado simplemente para poder poner en su hoja de vida el título de excandidato a esa corporación.

De esos 52 nombres que se inscribieron en la Registraduría Nacional del Estado Civil a nombre de doce agrupaciones políticas, sólo 14 tienen reconocimiento público. Ellos son Adriana Franco Castaño, Mario Aristizábal Muñoz, Erwin Arias Betancur y Olga Constanza Duque por el Partido Cambio Radical; José Luis Correa López, Carlos Hernán Serna Trejos y Néstor Toro Villa por el Partido Liberal; Arturo Yepes Alzate y Félix Chica Correa por el Partido Conservador; Óscar Tulio Lizcano e Islén Pineda Zuluaga por el Partido de la U; y Luis Fernando Gómez Betancurt y Jorge Luis Ramírez por el Centro Democrático. A los otros candidatos poca gente los conoce. Y sin reconocimiento es difícil venderlos a la opinión pública.

¿Quiénes podrían ser, entre estos catorce ciudadanos, los más opcionados para llegar a la Cámara? En los mentideros políticos se dan estos nombres: José Luis Correa López, Mario Aristizábal Muñoz, Félix Chica Correa, Oscar Tulio Lizcano y Luis Fernando Gómez Betancurt. Descartan a Adriana Franco porque detrás de ella ya no está el electorado que tuvo amarrado durante años Víctor Renán Barco. A Arturo Yepes Alzate no le auguran el regreso a esa corporación porque según los analistas el movimiento yepista no tiene la fuerza de antes toda vez que muchos de sus seguidores están ahora en otras toldas. Erwin Arias Betancur y Olga Constanza Duque son descartados porque no obstante tener gobernador, Cambio Radical no alcanza los votos para llevar dos personas a la cámara.

La curul de Islén Pineda Zuluaga se pone en duda porque el movimiento que sigue las orientaciones de Hernán Penagos le está jugando a dos cartas: el exdiputado de Pensilvania y la ingeniera Patricia Gómez. En consecuencia, puede pasarle lo mismo que a Luis Emilio Sierra en las pasadas elecciones, donde se la jugó por dos nombres, Mónica Giraldo y Carlos Uriel Naranjo, y perdió la curul. Así las cosas, el Partido de la U perdería una curul, abriéndole espacio al candidato de Cambio Radical. Por su parte, el Partido Liberal aseguraría la curul de José Luis Correa, cerrándole el paso a un médico de reconocida solvencia moral: Néstor Toro Villa. Esto en razón a que en Caldas tiene más votos Mario Castaño que Luis Fernando Duque, y esto le garantiza sacar un representante.

La sorpresa electoral en Caldas puede darla el Centro Democrático. Allí hacen cuentas de 60 mil votos en las elecciones del 11 de marzo. El arrastre de Alvaro Uribe entre el campesinado, ganaderos y hacendados puede conducir a que saque dos representantes. Además porque tiene en su lista a un médico de gran carisma, excelente ser humano, que hizo una buena gestión como diputado y, además, exhibe una hoja de vida limpia. Es Jorge Luis Ramírez Agudelo. Este profesional, oriundo de La Merced, es un hombre humanitario. No les cobra a los pobres la consulta y ayuda con su esposa a hijos de familias de escasos recursos para que puedan estudiar. De sacar el Centro Democrático dos Representantes a la Cámara, su nombre estaría entre los elegidos.

Caldas debe llevar a la Cámara de Representantes personas comprometidas con el departamento, de conducta intachable, transparentes en sus actuaciones. Hombres como Jorge Luis Ramírez son garantía de honestidad porque no llegarían a esa corporación para buscar la manera de enriquecerse, sino para servirle a la comunidad. Además porque tiene formación intelectual. Es un dirigente que, como pocos, conoce los problemas de la salud. Por esta razón, desde el Congreso de la República puede hacer mucho para mejorar el servicio de las EPS. A este médico, que es un gran lector, le duele la pésima atención que reciben los usuarios. Y promete trabajar para lograr que estas entidades les paguen oportunamente a los hospitales sus servicios, evitando que se quiebren.