16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De la economía marrón a la naranja

12 de febrero de 2018
Por Gonzalo Duque Escobar
Por Gonzalo Duque Escobar
12 de febrero de 2018

Por Gonzalo Duque-Escobar

Veamos algo sobre la economía naranja, una herramienta de desarrollo económico que soporta sus procesos en la cultura y la creatividad y,  al tiempo, un concepto propio de la actual sociedad del conocimiento. Esto, dada su importancia para trazar una agenda pública concertada en la cual el Estado priorice la solución a las problemáticas socioambientales del territorio. Para empezar, definamos economía verde, como el estudio y valoración de la sustentabilidad, y economía naranja, como el sector de la economía creativa que involucra la generación de ideas y conocimiento. Este par de conceptos, que vienen con el cambio del milenio y que caracterizan la transición de una economía energívora hacia una economía sostenible post-carbono, superan con creces el alcance de la llamada economía marrón, entendida como la administración eficaz y razonable de los recursos a través del uso eficiente de insumos, capital físico y trabajo.

En el año 2015, las industrias de la economía naranja fueron un importante motor del desarrollo económico en América Latina y El Caribe: generaron 1,9 millones de empleos, e ingresos por 124.000 millones de dólares; de ahí la importancia de la Ley Naranja (Ley 1834 de 2017) como una apuesta de política pública para proteger la propiedad intelectual y generar valor agregado a partir de la creatividad y la cultura en el país, dado que en Colombia dicho sector, que en 2012 representó cerca de 1,6 % del Producto Interno Bruto PIB gracias a unas dinámica tras un lustro de crecimiento en el cual los servicios crecen el doble que los bienes asociados, representa cerca del 3,3 % del PIB, cifra más representativa que la de la generación eléctrica que es 2%, y que la del cultivo del café, ya que una cosecha de 14,2 millones de sacos como la de 2015, sólo representó el 0,8% del PIB.

Mientras la economía marrón, al no tomar en consideración las variables ambientales y sociales en la gestión del desarrollo, no puede corregir los patrones de acumulación y desigualdad vigentes, y la economía verde al no incorporar elementos de redistribución de la riqueza ni estrategias de equidad, entra en profunda contradicción con su objetivo de lograr la sustentabilidad en un mundo de recursos limitados, contrariamente mediante la innovación, con la economía naranja como complemento, surge un nuevo escenario de oportunidades de transformación y desarrollo al alcance de las economías de los países subdesarrollados y de los medios rurales, a partir de la creatividad y la innovación orientadas a la generación de bienes y servicios que aprovechen la oferta natural y cultural del territorio, lográndose la implementación de modelos económicos alternativos basados en el conocimiento como factor de producción, y por lo tanto en el talento humano.

Sabemos que aunque las tecnologías fundamentales de la sociedad industrial de ayer, tardaron décadas para entrar en escena, otras asociadas a la sociedad el conocimiento como la informática y la biotecnología, han mostrado una dinámica creciente caracterizada por la velocidad en su adaptación y expansión. Ahora, si con las TIC, el tránsito de la economía marrón a las economías verde y la naranja, soportado en la economía digital, se ha dinamizado, será clave comprender el momento en que nos encontramos para trazar políticas públicas de impacto social y ambiental, no sólo pensando en el crecimiento sino también en el desarrollo, lo que supone crear capital social y democratizar las oportunidades, en la actual transición entre la tercera y la cuarta revoluciones industriales.

Lo anterior, que sirva para que en este territorio valoremos la importancia de la educación como  estrategia de desarrollo humano, y apoyemos el esfuerzo de las universidades de investigación, de los gestores del teatro, los procesos ya consolidados con las bandas de nuestros municipios, la producción literaria, las artes y el diseño, y la necesidad imperante de certificar nuestras artesanías e impulsar otras manifestaciones culturales y actividades de reconversión productiva, que le dan soporte al Paisaje Cultural Cafetero, para intentar por lo menos la configuración de un punto de inflexión para el tránsito de una “sociedad de tecnología dura” como la de los medios fundamentalmente urbanos, a una “sociedad de tecnología blanda” típica de los ambientes rurales, donde las metodologías consideran las interacciones humanas y los procesos sociales, en beneficio de nuestra comarca.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia http://godues.webs.com

[Ref.: La Patria. Manizales, 2018/02/12] Imagen: Economía Naranja en Colombia. https://LaRepublica.co

ENLACES U.N.

¿POR QUÉ EL AEROPUERTO DEL CAFÉ?

ANOTACIONES A LAS VÍAS DE CALDAS. 

AGUA COMO BIEN PÚBLICO. 

EL CIRCA EN LA PERSPECTIVA DE “LA RUTA DEL CAFÉ.

ELEMENTOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA VISIÓN ESTRUCTURADA DEL DESARROLLO DE CALDAS. 

LA ENCRUCIJADA AMBIENTAL DE MANIZALES.

PLAN DE CT&I Y TIC EN CALDAS.

OPCIONES DE CALDAS EN MEDIO AMBIENTE, CULTURA Y TERRITORIO.

FUNDAMENTOS DE ECONOMÍA PARA EL CONSTRUCTOR.

GUÍA ASTRONÓMICA. 

EL FUTURO DE LA CIUDAD. 

INGENIERÍA, INCERTIDUMBRE Y ÉTICA.

CALDAS EN LA BIORREGIÓN CAFETERA.

DESARROLLO Y REVOLUCIONES TECNOLÓGICAS.

GUERRA O PAZ, Y DISFUNCIONES SOCIO-AMBIENTALES EN COLOMBIA.

TEXTOS “VERDES”.

PAISAJE Y REGIÓN EN LA TIERRA DEL CAFÉ.

RIOSUCIO MESTIZA E INDÍGENA.

SALAMINA PATRIMONIAL Y EMBLEMÁTICA.

UN NUEVO MODELO EDUCATIVO.

EL DESARROLLO URBANO Y ECONÓMICO DE MANIZALES.

COP 23, LA CUMBRE DEL CLIMA EN BONN.

MANIZALES: UN DIÁLOGO CON SU TERRITORIO.

EL PAISAJE CULTURAL CAFETERO.

AMÉRICA LATINA, CRECIMIENTO Y DESARROLLO.

LA RIVIERA MAYA, UN REFERENTE TURÍSTICO.

EJE CAFETERO: CONSTRUCCIÓN SOCIAL E HISTÓRICA DEL TERRITORIO.  

UMBRA: LA ECORREGIÓN CAFETERA EN LOS MUNDOS DE SAMOGA.

INVESTIGACIÓN ESTRATÉGICA EN EL PNN DE LOS NEVADOS.

PACÍFICO BIOGEOGRÁFICO Y GEOESTRATÉGICO COLOMBIANO.

BIOTURISMO Y RURALIDAD EN LA ECORREGIÓN CAFETERA.

SUBREGIONES DEL DEPARTAMENTO DE CALDAS.

GEOCIENCIAS U.N.