21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Pereira se presentó proyecto que busca dignificar la labor agraria en Colombia

3 de diciembre de 2017
3 de diciembre de 2017
Imagen Alvaro Rodríguez

Pereira, diciembre 01 de 2017. El objetivo fue socializar el Proyecto de Ley No. 123 de 2017 de la Cámara de Representantes, “por el cual se dictan disposiciones relacionadas con la dignificación de la población rural en Colombia y el establecimiento de un piso de protección social digno”, autoría del Representante a la Cámara, Hernán Penagos Giraldo.

Caficultores de Risaralda, Caldas y Quindío; participaron junto al Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez Vallejo; la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y representantes a la Cámara; de la Audiencia Pública de la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes.

Desde la mirada de la Federación de Cafeteros, este proyecto busca darle una segunda oportunidad al campo colombiano en una época de transición hacia la paz, a unos campesinos que si no se toman las decisiones adecuadas ahora les fallaremos en el futuro.

“Lo que vemos en este proyecto es que ha recogido las necesidades de los productores del país, de esos que aportan con su trabajo a la economía pero que el sistema los castiga llamándolos evasores e informales, por eso nosotros nos comprometemos en incorporar la cadena de valor del café en esta formalización, porque sabemos los beneficios que esto traerá a los campesinos y estamos seguros que con este proyecto haremos historia”, manifestó Roberto Vélez Vallejo, Gerente General de la FNC.

A su vez los representantes Didier Burgos y Rafael Palau, ponentes de la iniciativa legislativa, aseguraron que no ha existido un momento más propicio para la aprobación de este proyecto, donde los gremios, el Congreso y el Gobierno Nacional están dispuesto a realizar una reforma seria para el agro del país.
Se espera que con la aprobación en el Congreso y el aval de los ministerios y el Gobierno Nacional, se logré una dignificación real a los agricultores y un piso de protección social digno, además que la institucionalidad cafetera haga presencia en el campo para ofrecer los servicios que los campesinos requieren en cuanto a seguridad social.