20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Un PC de agache!

26 de noviembre de 2017
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
26 de noviembre de 2017

Por ÁLVARO RODRÍGUEZ HERNANDEZ

Nada más extraño que este Partido Conservador del Risaralda en el poder. Con el poder.

En Pereira, salpican el ambiente con los dineros perdidos – y que hoy devuelven a las carreras- de los Adultos mayores. En Dosquebradas, no hay peor desastre que el  “aire de guerra” que se ventila al interior del Concejo de Dosquebradas que embadurna al mandatario seccional, Sigifredo Salazar. Que salpica al propio mandatario con el alcalde FM en esa incertidumbre que  se iza por la ventaja a la Cámara que impone con su frenético ritmo, Diego Ramos (CR) y que antes pertenecía a la capilla azul. Extraño, por lo más, que otros diputados de esa localidad – la segunda en importancia – tengan una oferta diversa al mandatario. El tambor retumba.

Otro aspecto es una mayoría montada a las carreras en la Asamblea y que da tumbos hoy por aparentar revanchismos internos. Por dentro, están que se vuelven a partir sino existe  redireccionamiento de ese naufragio nuevo que se ve llegar.

Nada más escandaloso el mal manejo a la crisis que irrumpió entre dudas jurídicas por la salida intempestiva  del Secretario de Gobierno del Risaralda. Fue otra minga ciudadana montada entre los despachos oficiales. Acertó, eso si el mandatario, en aceptar la renuncia servida.

Pero a todas éstas, preguntamos: ¿..y dónde está el partido conservador?

No aparece, poco apetecible, de paso por Pereira su jefatura no reacciona. Va de agache. Es un fantasma que se tiñe de azul pero que no asusta. Su presidente en Pereira y Risaralda, no genera volumen sino que entran y salen sin dejar huella. Confusas sus directivas.

El gobernador, de su partido, busca “inspirar confianza”.  Para ello, sus rendiciones de cuentas con  contertulios abordo, no encuentran el eco real para valorar su esfuerzo frente al timonel. Extraño partido conservador éste. Silencio y más silencio en medio de las diferencias internas de sus propios colectivos que sirven para que cada quien tenga su propia partitura.

Es difícil que encuentre esa “confianza” si desde adentro de la sala, le ensucian los muebles y dejan la cocina convertida en establo.

Repito: hace esfuerzos muchos el mandatario Salazar Osorio. El diagnóstico es relevante en los logros que transmite y las gestiones emprendidas pero poco ayuda un partido conservador que requiere con urgencia un tratamiento. El entorno no ayuda: empequeñece. ¡Va de agache!  [email protected]