28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El valor de la cosecha cafetera en 2017 superaría los 8 billones de pesos

26 de noviembre de 2017
26 de noviembre de 2017

 

El Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez Vallejo, estima que el valor de la cosecha cafetera en 2017 superaría los 8 billones de pesos.

Asimismo, en una reciente gira internacional, el Gerente General de la FNC, le recordó a la industria global del café la importancia de que esta actividad sea sostenible económica, social y ambientalmente para toda la cadena, empezando por los productores.

La importancia de renovar liderazgos por medio de las elecciones cafeteras en 2018 y el relevo generacional son otros de los temas abordados en esta entrevista.

¿Qué noticias trae a los caficultores colombianos de sus  salidas internacionales?

En la primera parte del viaje visitamos Costa de Marfil, atendiendo la reunión del Consejo de la Organización Internacional del Café (OIC). Allí tuvimos la oportunidad de presentar a toda la comunidad internacional las conclusiones del Primer Foro Mundial de Productores de Café (que tuvo lugar en Medellín en julio). La comunidad internacional conoció las conclusiones de las mesas de trabajo que desarrollamos en este extraordinario foro. Así mismo, como recordarán, del Foro salió la conformación de un grupo de países que coordinan la estrategia a seguir; nos reunimos esos países y definimos que el Segundo Foro Mundial de Productores tendrá a México como sede.

En la segunda parte del viaje tuvimos la oportunidad de visitar Suiza, donde se realizó la gran convención de la industria del café de Europa. Participamos en dos escenarios. En el primero de ellos como orador principal en la Conferencia Mundial de Sostenibilidad del Café, y entre muchas de las cosas les recordé que para cuando la Federación cumpla 100 años tendremos una línea de sostenibilidad y responsabilidad con el medio ambiente y la sociedad que hemos denominado 100/100.

Sin embargo, les dije claramente que no parece que tenga mucho sentido que a los cafeteros la comunidad internacional nos diga que tenemos que estar muy concentrados en el tema medio ambiental, pero la misma comunidad internacional no está dispuesta a pagar un precio por el café que sea remunerativo para las comunidades.

La segunda parte giró en torno al tema de cómo acercar a los productores con los consumidores y en eso le recordé, a un auditorio de más de 800 personas, cómo Colombia desde los años 60 viene proyectando la imagen del caficultor por medio del personaje Juan Valdez. La estrategia ha sido mostrar al consumidor dos cosas: por qué el café colombiano tiene mayor calidad, y dos, cuáles son los valores de esos hombres y mujeres que en las montañas de nuestro país cultivan ese producto con honestidad, trabajo duro y en familia. Les recalqué que ésta no es una actividad de pepas de café, sino de seres humanos, de personas. Por esto nuestro logo es el único en el mundo del café que tiene una persona, un ser humano real.

¿Cuál considera que es el principal aporte del Foro Mundial de Productores?

Abrir el diálogo de manera constructiva, donde los países productores del mundo, los 25 millones de familias que viven de este producto, están diciendo a toda la industria y a toda la cadena del café: sentémonos juntos a dialogar para que colectivamente podamos buscar solución a los problemas de la caficultura, que tocan la vida y el negocio de todos: productores, exportadores, importadores, los que ofrecen la bebida, todos.

Ya en el plano nacional, nos encontramos en cosecha. ¿Cuál es la proyección final de producción para el presente año?

Seguimos pensando que la cosecha colombiana debe estar por encima de los 14,2 millones de sacos. Al mirar las cifras del año cafetero que acabamos de cerrar, llegamos a una producción de 14,6 millones de sacos, es decir, la dinámica de producción de Colombia se mantiene. En los últimos nueve meses el precio promedio por carga ha estado en $844 mil, con una tasa de cambio favorable.

¿Cómo cree que se comportará el precio en lo que resta del año?

Esperamos que se mantengan unos niveles parecidos, no creo que vayamos a tener un incremento muy grande. Lo que podemos constatar es que los demás países productores tienen volúmenes importantes, la industria está bien cubierta en sus necesidades, entonces no vería un incremento en los precios actuales.

¿En cuánto se estima el valor de la cosecha del presente año?

Los datos que tenemos es que al cierre del año cafetero creemos que va a ser casi lo mismo para 2017, la cosecha cafetera va a valer más de 8 billones de pesos. Esta es una cantidad de dinero grande que está circulando por cada uno de los municipios y veredas de Colombia. Esto no quiere decir que nos estemos ganando muchísima plata. Lo que sí quiere decir es que con este volumen de cosecha estamos generando una economía en las zonas cafeteras que ha venido a reverdecer y esto al final impacta el crecimiento económico del país. Una de las cosas bonitas que nos está sucediendo es que nuevamente los cafeteros nos enfundamos la camisa del motor de la economía colombiana.

¿Cuál es la tasa de cambio que permite al caficultor ver rentabilidad en su negocio?

Yo quisiera pensar en una tasa de cambio que esté por los niveles actuales, entre 2.900 y 3.000 pesos. Es una tasa que con el nivel de bolsa de US$ 1,30-1,40 nos puede dar como resultante el precio interno de $850.000. Vuelvo y repito, aquí nadie se está haciendo millonario, es un precio que permite al cafetero mantener su negocio y terminar el año con algo entre los bancos que no sean deudas.

Cosecha cafetera con muy buena calidad… Sí. Estuve en varias reuniones en Suiza con clientes de nuestro café y una de las cosas que me resaltaron fue la buena calidad que estaban recibiendo del café colombiano, eso es muy gratificante. En abril pasado, cuando nos reunimos con la industria norteamericana, había serios cuestionamientos de calidades, de problemas de fermentos, de problemas de fenoles en el café colombiano. Esta vez solamente recibimos aplausos, que no es nada distinto al reflejo de lo que estamos recibiendo, unos cafés con unas calidades estupendas y sobre todo con un porcentaje muy pequeño de broca, con porcentaje muy pequeño de pasilla y con unos rendimientos extraordinarios.

Sigue conectado con los caficultores a través de las visitas permanentes a las regiones; ahora llega directamente a la vereda para ir hasta la casa de los productores. ¿Qué ha encontrado en esas visitas?

El amor de los cafeteros. La recepción linda hacia el Gerente y la capacidad de comunicación que tienen los caficultores. Yo me he sentido extremadamente bien recibido en todas partes del país donde he tenido esa oportunidad. Allí ve uno ese entusiasmo que tienen los cafeteros, ese amor por su café, ese amor por su familia, esa tradición tan linda. Ve uno nuevas iniciativas, gente empezando la caficultura, arrancando a meterse en este mundo maravilloso. Ha sido una experiencia estupenda, como lo es siempre estar en contacto con los cafeteros de Colombia.

¿Cuáles cree son los líderes que requiere el gremio?

Cuando hicimos nuestro trabajo reciente, durante el cambio de estatutos de la Federación, una de las cosas que estuvimos explorando fue precisamente eso: cuáles son las características de un líder caficultor. Las primeras que encontramos son transparencia y honestidad. Dos, cafeteros que lideren con el ejemplo, que tengan unas fincas de mostrar, que sean el modelo a seguir. Tres, personas que tengan claras cuáles son las necesidades de sus veredas, de sus municipios para poder empezar a buscar respuestas. Cuatro, gente que tenga capacidad de comunicación, que sea capaz de reunirse con sus vecinos, con el cafetero raso y hablarle, pero también el líder que se pueda reunir con el alcalde y con el gobernador y con el gerente de la Federación para transmitirle de manera clara y tranquila qué es lo que necesitan las comunidades, cuáles son las nuevas ideas y cuáles son las buenas propuestas.

Estamos ad portas de unas elecciones cafeteras, a llevarse a cabo en septiembre de 2018, y uno quisiera invitar a aquellos cafeteros que hay regados por todo el país con capacidad de liderazgo, con capacidad de ser el modelo, con ganas de contribuir a la institucionalidad, a que se presenten, que presenten sus nombres, que pongan al servicio de la comunidad su esfuerzo, porque el esfuerzo colectivo es el que nos puede llevar a dar los frutos que necesitamos.

¿Por qué tocar el tema de elecciones cafeteras desde ya?

En las visitas que hacemos a las regiones invitamos a líderes que no necesariamente hoy están involucrados en los cuerpos directivos de la Federación, líderes natos de los diferentes lugares del país, a que se empiecen a preparar, y a generar ideas y soluciones para que se presenten en 2018 como alternativa, como nueva visión. ¿Por qué?, porque la gente critica, y nosotros somos los primeros en criticar cuando decimos que el político solamente se aparece un mes antes de las elecciones y de ahí para allá desaparecen. No, nosotros queremos que nuestros líderes se aparezcan desde antes y empiecen a hacer reflexiones, se empiecen a juntar con los cafeteros, empiecen a elaborar sus propuestas, elaboren sus planchas y sus programas, los presenten para el favor de los cafeteros y que ojalá ganen los mejores.

¿Cómo visualiza la participación de los jóvenes dentro del liderazgo gremial?

Una de las cosas indispensables gremialmente es tener un reciclaje en el liderazgo. Hay personas que hoy cumplieron ya su ciclo, que ya hicieron el trabajo y contribuyeron a la institucionalidad. Pues bien, ellos pueden dar paso a ideas jóvenes, frescas, a gente nueva con entusiasmo, visión e idealismo hacia adelante, para que ese nuevo liderazgo cafetero empiece a tener sus vibraciones con el mundo cafetero colombiano y a dar las soluciones de lo que puede ser, además de dar las luces de lo que puede ser la Federación hacia el futuro.

Gerente, ¿está saliendo todo bien en el gremio?

A veces me da un poco de susto. Sí, hasta el momento, con la ayuda de los cafeteros, nos han venido saliendo las cosas bien y somos optimistas. Creemos que vamos a tener mejores noticias hacia adelante.

Federación Nacional de Cafeteros