16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política. ¡Ah! ¡La política!

13 de octubre de 2017
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
13 de octubre de 2017

Hernando Arango Monedero

hernando arangoA la mayoría de los colombianos les produce un cierto escozor la sola mención de la palabra Política. La gran mayoría rehúye cualquier tema en el que se trate sobre política, simplemente porque a su mente viene la imagen de lo que algunos hacen en nombre de la política, y que se autodenominan políticos, cuando en realidad debieran llamarse politiqueros, nombre que les cabe perfectamente puesto que realmente nada hacen relacionado con lo que podemos llamar política, como pensamiento, concreción y acción que busca  llevar a los integrantes de una sociedad por la senda de lo que se persigue y en beneficio de todos.

De tal manera que  lo primero que hay que hacer, es separar la acción de los unos, los politiqueros, que sólo buscan su beneficio y el de su camarilla, de lo que es la POLÍTICA, así, con mayúsculas. Y es que es menester que los ciudadanos hagamos la diferencia entre una y otra expresión, como quiera que la palabra Política, lo que encierra, es el querer de una sociedad en procura de la solución de sus problemas y el bienestar de todos.

Por eso, cuando hablamos de política monetaria, se está hablando de lo que en relación con nuestra economía y manejo de los recursos financieros se debe hacer para equilibrar los diferentes medios de producción y para sanear toda la estructura estatal en lo que a economía se refiere.

Otro tanto hay que decir sobre lo que es una política de salud, con lo que se estarán estableciendo las conductas y medios a usar para que este servicio esencial a los habitantes de una región, o un país, llegue a todos de la mejor manera y acorde con los recursos económicos y tecnológicos disponibles.

Política de Justicia es, igualmente, la sumatoria de las conductas y procederes que deben seguirse para que los ciudadanos puedan alcanzar lo que a cada cual le es suyo. Esta política, como es natural, requiere de toda una estructura; estructura constituida por jueces, magistrados y cortes, a la par que por códigos y normas que regulan todo el andamiaje que permite a los asociados defender sus derechos y cumplir sus obligaciones. La política de Justicia es un buen ejemplo de lo que debe hacerse para que ese querer comunitario se dé, determinando lo que los ciudadanos deben cumplir y pueden demandar en el desarrollo de esa política.

Lo anterior sólo como ejemplo para que entendamos que ejercer la política es un deber que nos asiste a todos en su construcción, en su establecimiento y en la defensa de lo que debemos cuidar y exigir de aquellos a los que se les ha dado el encargo de desarrollarla y aplicarla.

¿Y que es lo que ahora nos ocurre? Pues simple y llanamente que nos hemos desentendido de la política. Hemos permitido que algunos, en nombre de la política, hagan y deshagan a su amaño, sin control y sin que les exijamos responsabilidades. ¿Acaso hemos exigido a alguno respuesta a lo que, al presentar de su nombre postulándose a alguno de los cuerpos colegiados, presidencia, gobernación, alcaldía o cargo administrativo o judicial se comprometió a cumplir?

De esta manera, bien vale la pena que nos enteremos de lo que es POLÍTICA; que nos apersonemos de sus desarrollos; que nos enteremos de lo que se hace y del por qué se hace; que igualmente seamos responsables de lo que la POLÍTICA representa en nuestro devenir.

Y como este sentimiento de la verdadera POLÍTICA se encuentra en gran medida lejos de nosotros, es menester que se inicie un proceso que nos lleve a involucrarnos en la discusión de los diversos temas nacionales o zonales; que nos lleve a  determinar la POLÍTICA que ha se seguirse para el desarrollo de lo nuestro. Esta misión la debe cumplir, pienso yo, la UNIVERSIDAD, para que en foros, orientados por expertos en los diversos temas, los jóvenes, y los ya mayores, volvamos sobre nuestros intereses y formemos nuestra POLÍTICA, la defendamos y la hagamos cumplir.

Recordemos que: “Quién no hace la política, la debe padecer”

Manizales, octubre 12 de 2017.