16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Javier Solís murió hace 51 años y todavía es un ídolo

3 de septiembre de 2017
3 de septiembre de 2017

Su nombre real era Gabriel Siria Levario y había nacido en la ciudad de Nogales, estado de Sonora, el 1º de septiembre de 1931. Sus padres lo abandonaron estando muy pequeño, razón por la cual tuvo que trabajar en muchos oficios para ayudarle a un tío que se había hecho cargo de él. En su juventud quiso ser boxeador, pero al darse cuenta de que tenía más aptitudes vocales, se dedicó al canto.

Su primera actividad en la música la hizo organizando un trío, al que le puso el nombre de México, pero no lograron destacar. Durante estos años estuvo en teatros de barrio,  carpas, cabarets, hasta llegar al Centro Típico Guadalupano de la Plaza Garibaldi, en donde estuvo cantando durante un año, luego pasó al Azteca y allí actuó durante cuatro años.

Su primera grabación fue: “Jamás, jamás” e hizo otras que tuvieron muy poca venta. En el año 1957, Julito Rodríguez, que fuera integrante de Los Panchos, lo vinculó a la CBS. Para entonces ya se había impuesto el estilo del bolero ranchero, que empezó  Pedro Infante en 1954, convirtiéndose en su máxima figura. Javier Solís continuando sus pasos se presentó en el Teatro Lírico, luego hizo varias temporadas en el Teatro Blanquita y viajó por todo el interior del país encabezando el elenco artístico de este teatro. Vino entonces la televisión, la radio, el cine y rápidamente estuvo en la cima de la popularidad. En 1959, comenzó sus giras al exterior ya como gran figura de la canción. De 1961 a 1967, se presentó en 33 películas. La primera de ellas fue Tres balas perdidas, (mayo 1961) en la que alternó con Alfredo Sadel, pero no tuvo trascendencia como actor, por su mínima capacidad expresiva. Sus últimas dos películas fueron Los Tres Mosqueteros de Dios Los que nunca amaron.

Muchas fueron las canciones que impuso en el gusto popular. El éxito más grande de su trayectoria artística fue “Sombras” grabado el 8 de febrero de 1965. (que también fue un “hit” de Felipe Pirela) Además “Llorarás”,: “Renunciación”, “Esta tristeza mía”, “Entrega total”, “Y…”, “Esclavo y amo”, “Cataclismo”, “Si Dios me quita la vida”, “Me recordarás”, “Vagar entre sombras”, “Entrega”, “Lágrimas del alma”, “Cuatro cirios” “La mentira” fue su último éxito. Grabó 319 canciones que quedaron repartidas en 50 L.P.

En el mes de abril de 1966 se sintió enfermo. Intervenido quirúrgicamente por problemas de la vesícula, falleció al tener una complicación post-operatoria, (¿?) exactamente el día 19. Tenía 35 años… Fue un hombre sencillo a pesar de la fama, una de las muchas razones adicionales a su voz que lo hicieron querido dentro del pueblo. Las habladurías populares y los chismes callejeros le han inventado muchas historias, según las cuales, dizque todavía está vivo y continúa grabando… En realidad lo que sucedió fue que Felipe Valdés Leal, Director Artístico de CBS presionó a Solís para que grabara mucho repertorio, que fue siendo publicado tiempo después de su muerte, entonces nació la historia de que Javier estaba vivo.

Fotografía y datos biográficos del libro Cien años de Boleros  de Jaime Rico Salazar.