6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A falta de Indugel mineros de Marmato trabajan con explosivos hechizos

27 de septiembre de 2017
27 de septiembre de 2017

marmato

Marmato, 27 de septiembre de 2017. La Asociación de Mineros Tradicionales de Marmato, denunció este miércoles que la falta de Indugel para el desarrollo de sus actividades auríferas pone en riesgo sus vidas porque deben ejecutar sus voladuras mediante explosivos hechizos.

Expresaron que estos explosivos «caseros» son inestables y han ocasionado terribles accidentes en el pasado, terminado con la muerte de varios trabajadores y la afectación de la salud de otros como la pérdida de la visión, la afectación permanente de órganos o la amputación de miembros.

Comunicado

ASOCIACIÓN DE MINEROS TRADICIONALES  DE MARMATO 

LAS DECISIONES DEL GOBIERNO PONEN EN RIESGO LA VIDA DE LOS MARMATEÑOS

Marmato, 27 de septiembre de 2017 

Nuevamente se prevé un aumento en la accidentalidad en el municipio de Marmato, Caldas debido a la falta de explosivos apropiados para desarrollar la labor minera de la que vive esta población desde hace 500 años. La falta de INDUGEL, explosivo legal vendido por INDUMIL, ha hecho que los pequeños mineros de Marmato empiecen a ejecutar sus voladuras mediante explosivos hechizos, los cuales son inestables y han ocasionado terribles accidentes en el pasado. Esto ha terminado con la muerte de varios trabajadores y la afectación de la salud de otros, que acarrean secuelas para toda la vida como la pérdida de la visión, la afectación permanente de órganos o la amputación de miembros.

ASOMITRAMA denuncia ante la opinión pública esta situación dado su compromiso  de garantizar la vida y la integridad física de todos sus miembros y en general de todos los mineros marmateños. Vemos con preocupación cómo las autoridades encargadas de temas mineros y de salvaguardar el derecho fundamental a la vida pasan por alto este  tipo de advertencias e incluso desconocen la sentencia SU/133 de febrero de 2017, en la cual se le ordena a distintas entidades “salvaguardar el derecho de los mineros tradicionales y de las comunidades ETNICAS indígenas y afrocolombianas de ese municipio a ejecutar labores mineras en la zona para garantizar su subsistencia, a través de emprendimientos autónomos de pequeña minería”.

Esta situación ha sido repetitiva y representa una amenaza latente para la pequeña minería y los mineros en general. Se expone así de nuevo la realidad de los pueblos mineros en Colombia, que son estigmatizados y se les brinda poco acompañamiento en sus procesos de formalización y desarrollo económico.

ASOMITRAMA le exige al Gobierno Nacional que cese su hostigamiento y le solicita  a las autoridades locales y departamentales que asuman una posición de apoyo y solidaridad ante las graves amenazas a la vida y futuro de los pequeños mineros de la región.