9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Recordar primeras palabras del Papa es vivir

Por Guillermo Romero Salamanca
12 de julio de 2017
Por Guillermo Romero Salamanca
12 de julio de 2017

Por Guillermo Romero Salamanca

guillermo romeroDesde el primer momento de su elección, el 13 de marzo del 2013, el Papa Francisco recibió aplausos y sus palabras fueron replicadas en todo el mundo. El pueblo católico emocionado lo ovacionó y, de inmediato, aparecieron videos en las redes sociales en los cuales se mostraba esa alegría de sus seguidores, especialmente de Latinoamérica.

Es el Papa 266 de la Iglesia Católica. Jorge Mario Bergoglio, cardenal argentino, había sido elegido después de cinco votaciones en el cónclave que se reunió luego de la renuncia del Papa Benedicto XVI. El nuevo Pontífice adoptó el nombre de Francisco.

Siete meses después recordaba en una entrevista con el diario italiano La República, aquellos momentos históricos:“Pedí poder retirarme por unos minutos en la habitación contigua a la del balcón que da a la plaza. Mi cabeza estaba completamente vacía y una gran ansiedad me invadió”.

“Para relajarme cerré los ojos y todos mis pensamientos desaparecieron, también el de negarme a aceptar el cargo, tal y como consiente el procedimiento litúrgico. Cerré los ojos y no vi más ansiedad o emotividad”.

El Papa dijo luego que “llegado a cierto punto, una gran luz me invadió, duró un momento pero a mí me pareció larguísimo. Después la luz se disipó, me alcé de una y me dirigí a la habitación donde me esperaban todos los cardenales y la mesa sobre la que se encontraba el acta de aceptación. La firmé, el Cardenal Camarlengo lo firmó y después, sobre el balcón anunciaron el ‘¡Habemus Papam!’”, relató en la entrevista.

SU PRIMER DISCURSO

Después salió al balcón y ante unas 5 mil personas que le escuchaban en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, dijo:

«Hermanos y hermanas, buenas tardes.

Como sabéis, el deber de un cónclave es dar un obispo a Roma. Parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo…pero estamos aquí.

Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene su Obispo: gracias.

Antes de todo, quisiera rezar por nuestro obispo emérito, Benedicto XVI. Recemos todos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo custodie.

(En ese momento el papa recita junto a los fieles presentes en la plaza de san Pedro el padrenuestro, el Ave María y el Gloria al Padre).

Y ahora, comenzamos este camino: obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad todas las iglesias. Un camino de hermandad, de amor, de confianza entre nosotros. Pidamos siempre por nosotros: los unos por los otros. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran hermandad. Os deseo que este camino de Iglesia, que hoy comenzamos y en el que me ayudará mi cardenal vicario, aquí presente, sea fructífero para la evangelización de esta ciudad, tan bella.
Y ahora quisiera dar la bendición, pero antes os pido un favor: antes que el obispo bendiga al pueblo os pido que pidáis al Señor para que me bendiga. La plegaria del pueblo pidiendo la bendición para su obispo. Hagámoslo en silencio.

Ahora os daré la bendición, a vosotros y a todo el mundo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

(Bendición)
Hermanos y hermanas, os dejo. Muchas gracias por la acogida. Rezar por mí. Hasta pronto. Nos vemos pronto: mañana quiero ir a rezar a la Virgen, para que custodie a toda Roma.

Buenas noches y buen descanso».

El Papa Francisco estará en Colombia entre el 6 y el 10 de septiembre, saludando a los fieles católicos, cumpliendo con una agenda pastoral y pidiendo paz y reconciliación entre los colombianos.