11 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenado a 55 años de prisión el llamado Zar del Oro

5 de julio de 2017
5 de julio de 2017
Medellín, 05 de julio de 2017. El  Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Antioquia sentenció hoy a  55 años de prisión a Jairo Hugo Escobar Cataño,  alias el Zar del Oro, por el homicidio de cuatro mineros en Remedios (Antioquia) y por financiar grupo ilegales armados en el nordeste de ese departamento.

De acuerdo con la investigación adelantada por un fiscal especializado de la Dirección Nacional contra el Crimen Organizado, el procesado ordenó la muerte de los mineros Johan Esteban Pareja Avendaño, Jaime Nicolás Jiménez y los hermanos Yeison Andrés y Wilmar Alberto Taborda Jiménez, conocidos como Los Serafines.  El 20 de diciembre de 2011, las víctimas fueron citadas a una supuesta reunión en la finca La Tía de la vereda La Roca, donde fueron asesinados por una estructura criminal.

El móvil del homicidio estaría relacionado con un atentado del que salió ileso el llamado Zar del Oro, a comienzos de diciembre de 2011, y con la negativa de los mineros de vender un yacimiento aurífero del que eran copropietarios. La Fiscalía estableció además que por el cuádruple homicidio se pactó una suma de 800 millones de pesos entre el autor intelectual y un grupo ilegal armado.

Los investigadores determinaron también que Escobar Cataño aportaba considerables sumas de dinero para el pago de nómina de una organización delincuencial conocida como Seguridad Héroes del Nordeste. También es señalado de amenazar y cobrar extorsiones a mineros de los municipios antioqueños de Segovia y Remedios.

Alias el Zar del Oro fue capturado el 28 de noviembre de 2012 y varias semanas después, la Dirección Nacional de Extinción del Derecho de Dominio ordenó la ocupación de inmuebles y establecimientos comerciales de posibles testaferros, valorados en más de 30 mil millones de pesos.

Escobar Cataño, de 48 años de edad, fue condenado por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo y concierto para delinquir agravado, en calidad de financiador. La decisión de primera instancia fue apelada por la defensa ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Antioquia.

El fallador ordenó investigar a varios de los testigos por el delito de falso testimonio.