6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La tragedia de Guatapé,  una cadena de irresponsabilidades

27 de junio de 2017
Por Jorge Enrique Giraldo Acevedo
Por Jorge Enrique Giraldo Acevedo
27 de junio de 2017
Jorge Giraldo Acevedo

jorge enrique giraldoLa tragedia  del sitio turístico  de  Guatapé,  en  Antioquia,  aconteció  por  la  irresponsabilidad de los propietarios de la embarcación «El Almirante»  y  también por  los mismos usuarios.

Como se vea la tragedia ocurrió debido a  que en la embarcación había sobrecupo de pasajeros y, lo peor, por no haberse  colocado el chaleco salvavidas. Es imposible  y hasta  increíble  que  una  persona usuaria de estos servicios y hasta  una familia completa acepten  utilizar  un servicio de  esta  clase sin el  uso  del chaleco.

Claro  que  el mayor grado  de esta  irresponsabilidad está  a cargo  de los propietarios de la empresa que embarcan personas hasta el  nivel  del  hacinamiento y sin chalecos salvavidas sin importarles  las consecuencias fatales que hoy estamos lamentando.
La tragedía pudo  ser aún más grave;  como  lo  vimos  en las imágenes de  la televisión fueron muchos  los motoristas  de embarcaciones que acudieron al lugar en forma inmediata y  salvaron  a  numerosas personas, de lo  contrario los fallecidos hubieran sido mucho más.

Según el Código Nacional de Navegación y Actividades Portuarias Fluviales, en el artículo 19, se establece que “las embarcaciones que presten el servicio de turismo, recreación y deporte, deberán estar dotadas de los equipos técnicos de salvamento, tales como chalecos salvavidas, equipos de primeros auxilios, bombas de achique y demás implementos para prevenir cualquier accidente”.

El mismo código indica  en el artículo 32 que “ninguna embarcación podrá salir de puerto en donde exista autoridad fluvial sin que esta haya otorgado el respectivo permiso de zarpe” y para la obtención de dicha autorización se exigen: lista de pasajeros (que tampoco tenía «El Almirante» ), certificado de inspección técnica y matrícula, pólizas vigentes exigidas en los reglamentos y certificado de carga máxima de la embarcación.

PREVENCIÓN Y MÁS PREVENCIÓN.

A manera de prevención,  por parte de las personas y familias que utilizan esta clase de embarcaciones como «El Almirante»,  nadie debe   aceptar el servicio con sobrecupo y  mucho menos viajar sin chaleco salvavidas.

[email protected]