20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Vetaron a Fernando Londoño en las exequias de Harold Bedoya?

9 de mayo de 2017
9 de mayo de 2017

Un amigo de El Reverbero de Juan Paz, cercano a la familia del general Harold Bedoya desde que este estuvo en la IV Brigada de Medellín, asistió a las exequias del alto oficial en la Escuela Militar José María Córdova.

Desde que se conoció la de su deceso, se comentó que el orador principal iba a ser el exministro Fernando Londoño Hoyos (foto). Bedoya y Londoño coincidían y compartían opiniones y criterios alrededor del proceso de paz con las Farc. Harold Bedoya se caracterizó por su férrea posición en defensa de las Fuerzas Armadas y en su respeto en estos acuerdos.

Pues bien, allí en las exequias, un alto oficial le resbaló este cuento a El Reverbero de Juan Paz: Que el presidente Santos llamó a la Escuela Militar José María Córdova, y dio la orden terminante: ¡Londoño no puede hablar!

El Reverbero de Juan Paz lo cuenta como se lo contaron. Lo que no se pudo establecer, es cómo le comunicaron esa decisión a Londoño. Dicen que le dijeron que era una decisión de la familia.

Santos cobró por ventanilla: “Quedaron viendo un chispero”

Quienes estaban cerca del presidente Santos (foto) cuando este conoció la noticia de que el Congreso de Estados Unidos había aprobado US$450 millones de dólares, dicen que hacía tiempo no lo venían tan feliz. Tal vez cuando recibió la noticia del Nobel de la Paz.

La noticia se la había  dado directamente el embajador Juan Carlos Pinzón con lujo de detalles. Por ejemplo, que el espaldarazo venía de demócratas y republicanos por parejo.

El presidente se encontraba en Cartagena en el III Congreso Mundial de Zonas Francas. Santos celebró la decisión del Legislativo de Estados Unidos de aprobar el paquete de ayuda a Colombia en el presupuesto para el año fiscal 2017. Este dinero será vital para la implementación del acuerdo de paz con las Farc. El mandatario aseguró que el monto avalado se incrementó un poco más del 20% de lo que venía recibiendo el país.

“Aquí estaban preocupados que EE.UU. iba a restringir la ayuda, que iba a disminuir el aporte; otros hicieron inclusive lobby para que así fuera. Pueden dormir tranquilos. A los primeros les digo que lo aumentaron y a los segundos que quedaron viendo un chispero… Nosotros lo que vimos es un espaldarazo de EE.UU. al proceso de paz”, aseveró Santos frente a los asistentes.

La iniciativa había sido votada el miércoles en la Cámara de Representantes y este jueves fue decidida en el Senado. Solo falta la firma del presidente Donald Trump.

Es obvio que la frase del “chispero” tenía destinatarios directos: Los expresidentes Pastrana y Uribe. Y como la política es así,  en esta ocasión Santos les cobró por ventanilla y se sacó el clavo.

La candidatura de Clara López la lanzó el mismo Santos

Desde que Clara López (foto) envió su carta de renuncia al Polo, comenzó a especularse desde Palacio que saldría a la plaza pública con la camiseta del Gobierno. El presidente anunció su renuncia y dijo de una vez que ella “participará en las próximas elecciones presidenciales”. Santos aprovechó la coyuntura para anunciar su remplazo: la actual superintendente de Subsidio Familiar, Janeth Griselda Restrepo Gallego, en su reemplazo.

Con la bendición de Santos es indudable que Clara López estará en la arena pública con la bandera de la paz, la cual fue su justificación para ingresar al gobierno. – “Esta es una noticia muy triste para mí, pero necesaria”, dijo el jefe de Estado, y recordó que en la primera vuelta presidencial de 2014 la dimitente ministra obtuvo como candidata presidencial por el Polo Democrático casi dos millones de votos. “Se volvió muy cotizada”, dijo Santos.

Para que no queden dudas, vean como remató Santos la presentación de la candidatura de Clara López: – “No antepuso intereses personales y le dio un voto de confianza a la paz”.

¿Una bacrim en la Fiscalía?

En una verdadera papa caliente se ha convertido la herencia de corrupción que la actual administración de la Fiscalía recibió del pasado. La sonada captura del fiscal Rodrigo Aldana (foto), preso en la Picota por raras decisiones suyas en investigaciones a la mafia, y de quién se dice que está más rico que un cura con dos parroquias, es apenas la punta del iceberg.

Se escucha a todo taladro que la Fiscalía le tiene puesta la lupa a la actuación de 37 de sus funcionarios, que los vincularía con presuntos actos de corrupción. ¡37! ¡Así como lo oyen!

Un nombre muy relevante, junto al del detenido Aldana, quien sigue aún como fiscal activo porque el proceso para sacarlo debe recorrer un camino largo en aplicación de la filosofía bogotana del ¡aquí estoy, y aquí me quedo!, un nombre muy relevante, les decía, es el del fiscal Álvaro Sarmiento, famoso por un panfleto del que dio cuenta El Espectador en su momento: https://www.google.com.co/amp/amp.elespectador.com/noticias/judicial/el-anonimo-incomoda-fiscalia-articulo-603738

La nefasta herencia de Montealegre y Perdomo

Este funcionario fue jefe de la unidad encargada de combatir las bacrim, es decir, la mafia, en la época de Eduardo Montealegre (foto) y de Jorge Fernando Perdomo. Sarmiento llegó a ese cargo en momentos en que pesaba sobre él una denuncia de violencia intrafamiliar, instaurada por su expareja, quien también es una reconocida fiscal. Esa denuncia extrañamente quedó bien pero bien engavetada, para ofuscación de feministas y detractores de la violencia de género.

Pero el peso de Sarmiento en la Fiscalía era tal que, cuando la también fiscal Caterina Heyck Puyana cuestionó las reuniones de éste con emisarios de los clanes mafiosos de los Comba y los Úsuga, Perdomo la sacó a ella de la entidad a las primeras de cambio.

Y resulta que también se conocieron hace poco señalamientos que vinculan a una persona del entorno de Sarmiento con una condena por Ley 30 de 1986. Es decir, un caso de narcotráfico. Ese detalle está en averiguación y de ser cierto dejaría en entredicho los filtros aplicados para la selección de funcionarios que deben trabajar de la mano con enlaces de las embajadas de Estados Unidos e Inglaterra. Les digo el milagro pero no el santo.

Pero hay más: las actuaciones de por lo menos un fiscal, que también trabajó en la unidad de bacrim, también son objeto de sospecha. El caso está relacionado con una siniestra banda de sicarios que en los últimos años ha actuado a sus anchas desde diferentes cárceles. Los cabecillas de la banda, los hermanos Juan Manuel y Bryan Borré, fueron grabados por la Dijín de la Policía en enero pasado, cuando ordenaban asesinatos desde la cana. Las grabaciones fueron publicadas recientemente por la Revista Semana:http://www.semana.com/nacion/articulo/exparamilitares-ordenaron-asesinatos-en-el-atlantico-desde-la-carcel/518926

El periódico El Tiempo también publicó un video en el que uno de esos temidos sicarios, desde su celda, negocia ‘lapiceros de asalto’ (fusiles) para hacer una ‘faenas’ en Barranquilla (asesinatos).http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/exparamilitar-negocia-fusiles-desde-la-carcel-72298

Continúan saltando las sorpresas en la Fiscalía General de la Nación

La sorpresa mayor es que el video fue localizado en un expediente judicial que encontraron en lo más recóndito. Se indaga si fue grabado durante una diligencia judicial en la que habría estado presente un fiscal de la unidad de bacrim, del entorno de Sarmiento. Ese fiscal es investigado ahora por este y otros casos, pero las pesquisas no han avanzado en un despacho de un colega suyo en Barranquilla y dicen que está a punto de ser archivado para siempre, si el sucesor de Eduardo Montealegre se limpia un ojo.

A fuer de lo anterior, también se verifican las actuaciones de funcionarios de la Fiscalía en delitos como extorsiones y enriquecimiento ilícito y que, según cuentas, andan pichos en plata. Pero lo que es mortal pa’l pecho es otro caso que ha llamado la atención: el de un fiscal más lleno que hijo de sirvienta, y que vive en un amplio y lujoso apartamento, avaluado en no menos de 2.000 millones de pesos, ubicado en un exclusivo sector de Bogotá. “Es que hay funcionarios allá que tienen más entradas que Unicentro”, le dijo a El Reverbero de Juan Paz un bogotano experto en almojábanas.

El fiscal Néstor Humberto Martínez (foto) sintió que “le vieron la cara”, pues dio la orden de acelerar todas esas investigaciones y de tomar decisiones drásticas. De hecho, hace apenas unos días fueron capturados 15 funcionarios por casos de corrupción, de quienes se dice que ya están más colgados que salchichón de tienda.