23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Killoffer, el ilustrador y la obra al mismo tiempo

8 de mayo de 2017
8 de mayo de 2017
Patrice Killoffer, en sus propias palabras, prefiere vivir la vida paso a paso. Porque la vida, según el ilustrador francés, es una improvisación constante.

Bogotá, 08 de mayo_ RAM_ Durante la programación de Francia en la FILBo, los asistentes al pabellón francés, tuvieron un encuentro con Patrice Killoffer, mejor conocido en Francia por su apellido, y una de las más importantes voces del cómic en su país y Europa, cuyos ocurrentes trazos, en los que abunda el autorretrato, han sido publicados en diarios como Libération y Le Monde.

La charla, fiel al estilo de Killoffer, fue una suerte de autorretrato hablado, en la que cada pregunta y respuesta fue una oportunidad para hacer gala de su humor mordaz, así como de su talento para las máximas.

El caricaturista explicó, entre chiste y chanza, el origen de los autorretratos que marcarían su obra: gracias a consejos aprendidos a lo largo de su carrera, el autorretrato llegó a ser para Killoffer un punto de partida para dar rienda suelta a su imaginación: “Usarte como modelo base, te permite entrar a una historia”, puntualizó Killoffer. Después de todo, a nadie se conoce tanto como a uno mismo. También abordó la temática de su libro traducido al español La loza sucia se lava en casa:

La historia nació cuando viajó a Quebec y dejó un montón de loza sucia en casa. Killoffer se fue desde Francia al otro lado del mundo, pensando siempre en sus platos sin lavar, pensando “¿Qué me voy a encontrar cuando vuelva?”. De alguna forma, puntualizó Killoffer, la loza es una suerte de metáfora de los problemas. “Viajar es genial, pero los problemas siempre te esperan en casa”.

De este corte, cotidiano y sutil, pero revelador, fueron todas las metáforas del francés, durante el último sábado de la FILBo.