23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Cartagena derrumbe de un edificio revela red corrupta

1 de mayo de 2017
Por Libardo Muñoz
Por Libardo Muñoz
1 de mayo de 2017

Libardo Muñoz

plumaEl derrumbe de un edificio en construcción ocurrido el jueves pasado, en un barrio de Cartagena, produjo hasta ahora, la muerte de 10 albañiles y deja al descubierto una red de corrupción en el otorgamiento de las licencias de curaduría urbana.
Un poco antes del mediodía del 27 de abril, la estructura de un edificio que ya llevaba seis pisos, se vino al suelo con un estrépito indescriptible, cuando estaban en su interior 40 obreros de la construcción.
El edificio colapsado se levantaba en la manzana 8 de la etapa 3, de Blas de Lezo, uno de los barrios más conocidos y poblados de Cartagena, de configuración popular estrato tres, proyectado y construido hace cincuenta años por el desaparecido Instituto de crédito Territorial, al sur de esta ciudad.
Cuando se redactaba este despacho, la cantidad de muertos por el derrumbe de «El Portal de Blas de Lezo» ascendía a 10, a 21 heridos y 20 atrapados bajo enormes placas de concreto, varillas y escombros. Diez albañiles lograron saltar y resultaron ilesos pero en estado de pánico, sin embargo de ellos son los primeros relatos de una tragedia que enluta hogares populares.
Cuadrillas de rescate, incluidos voluntarios de Barranquilla y Santa Marta, pasaron toda la noche del jueves removiendo pesadas vigas y no han cesado en su labor durante todo el viernes, en medio de cientos de vecinos de Blas de Lezo y familiares angustiados de los obreros, muchos de los cuales no aparecen registrados en clínicas cercanas.
La cantidad de albañiles muertos en «El Portal de Blas de Lezo»puede ser mayor.
La alcaldía de Cartagena dijo que una licencia anunciada en la entrada del edificio derrumbado es falsa, hecho grave que compromete a unos tales «Hermanos Quiroz» de quienes nadie da razón hasta el día de hoy.
En Cartagena se observa un «boom de la construcción inmobiliaria» y por cada proyecto legal hay dos, y hasta más, ilegales.
Existe una nueva esclavitud silenciosa entre trabajadores de la construcción en Cartagena, albañiles contratados de boca, sin seguridad social, bajo riesgos laborales aterradores, y el edificio derrumbado este jueves no es la excepción.
«El Portal de Blas de Lezo» tenía una placa para un séptimo piso, revelo un sobreviviente.
Jorge Mendoza Diago, Presidente de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolivar pidió en una carta pública a la Alcaldía local un pronunciamiento sobre la licencia fraudulenta que se muestra a la entrada del campamento de trabajo de «El Portal de Blas de Lezo».
Al mes de mayo de 2016, aparecen registrados en Cartagena 27 nuevos proyectos de construcción inmobiliaria todos de precios inalcanzables para estratos bajos, no existe aquí lo que pueda ser llamado «vivienda de interés social».
De haberse logrado la terminación de «El Portal de Blas de Lezo», ni siquiera los moradores de este barrio habrían estado en capacidad de adquirir uno de sus apartamentos.
Se sabe de grupos de «vendedores» de finca raíz en barrios como La Castellana, Villa Sandra y Los Alpes, que ofrecen la demolición de la casa, a cambio de un apartamento levantado sobre el lote, como es en el caso de Blas de Lezo, lo que ha dado origen a un auge de verdaderas Torres que poco a poco van cambiando el sentido comunitario de los vecinos, para albergar familias encerradas sin ninguna relación de coexistencia.
Gran parte del «boom de la construcción» en Cartagena se atribuye a una gigantesca operación de lavado de dinero del narcotráfico.
La personeria distrital de Cartagena anuncio que llamara a interrogantes a los actores involucrados en la construcción y derrumbe de «EL Portal de Blas de Lezo».
Quien o quienes son los diseñadores y los calculistas de ese edificio trágico en Cartagena son preguntas que la comunidad quiere ver respondidas.