19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cada uno es una mina, cada uno contamina

5 de abril de 2017
Por Felipe Gómez Uribe
Por Felipe Gómez Uribe
5 de abril de 2017

Por: Felipe Gómez Uribe

La decisión tomada en Cajamarca (Tolima, Colombia) es motivo de celebración. Fue muy agradable ver cómo festejaban los habitantes de este municipio al conocer los resultados de la consulta popular, cuyo alcance lastimosamente está siendo cuestionado por el ministro de Minas y Energía, por lo que será necesario seguir atentos a este proceso para evitar que el gobierno desconozca la voluntad de los Cajamarcunos. Esperemos que el ministro Arce demuestre que trabaja para los Colombianos y no para Anglo Gold.

Lo que más alegra de la consulta de Cajamarca es que demuestra que ha aumentado la conciencia ambiental, que hay más gente que tiene claras cuales deben ser nuestras prioridades como humanos, y que entienden que es más importante asegurar la calidad del recurso hídrico y proteger la biodiversidad. Pero no debemos olvidar que la minería es una actividad necesaria, que muchos minerales son de uso cotidiano, y que algunos minerales son usados principalmente por nuestra “adicción” cultural. Bien hizo Carolina García al recordarnos el mal uso que hacemos del oro, ya que la mayor parte está guardado en bóvedas de seguridad o colgando de nuestros cuerpos.

Por eso además de exigir que los problemas ambientales o sociales generados por la actividad minera sean los mínimos posibles, y que siempre se hagan las reparaciones y compensaciones requeridas, debemos reconocer que todos hacemos parte del problema, y que nuestro consumo de oro (sea en joyas, lingotes o aparatos tecnológicos) es lo que hace que su precio se mantenga en un nivel que viabiliza una actividad tan ineficiente y nociva como la minería a cielo abierto, y la minería ilegal que es peor y en la cual muy pocos se atreven ha hacer oposición por temor.

Debemos sacar el oro de esas bóvedas donde no sirve para nada, al igual que debemos dejar de usar joyas y otras cosas superfluas como el maquillaje, la gente hasta se ve mejor sin eso ¿Quién dijo que para verse bien hay que usar joyas o maquillaje? Muchas personas todavía compran joyas para mantenerlas escondidas o guardadas en una caja fuerte porque si las usan en la calle se arriesgan a que les arranquen un dedo por un anillo o les corten la oreja por un arete. Hay muchos que todavía se arriesgan, incluso ya ve uno hombres con joyas (y hasta maquillados), algunos usan tantas que parecen al estilo precolombino, se deben sentir como el Cacique, como si eso fuera símbolo de poder. Y menciono el maquillaje no solo porque me parezca inútil sino porque los productos cosméticos también están generando contaminación.

Es ese consumo innecesario, el que más contaminación genera, y el que lleva a la desaparición de bosques y ríos. Todos tenemos la responsabilidad de aportar y ser parte de la solución.

La solución a la mayoría de problemas ambientales involucra un cambio cultural, por lo cual cada persona debería aprender a evaluar su propio impacto y a tomar las medidas necesarias para reducirlo.

 

Manizales, Abril  de 2017.