17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Que primen el agua, el territorio y la vida en Cajamarca

26 de marzo de 2017
26 de marzo de 2017

Manizales, 26 de marzo de 2017. «Los proyectos de gran minería propuestos en Tolima, Caldas, Santander y otras regiones han intentado, han estado orientados a la satisfacción de necesidades y exigencias de empresas trasnacionales, en lugar de buscar el bienestar y la prosperidad de los habitantes locales», consideró este domingo «Manizales en Común».

Desde el año 2001 el modelo minero en Colombia se ha basado en el relegamiento del Estado de los asuntos centrales de esta actividad, la inversión privada extranjera, la vocación exportadora del campo, las operaciones de gran minería y la imposición a comunidades de proyectos megamineros, sin importar que éstos generen daños irreparables en el ambiente, vulneren los derechos de las poblaciones y destruyan el patrimonio construido por múltiples generaciones.

Esta es la amenaza que han enfrentado desde hace varios años Cajamarca y otras poblaciones del Tolima, el Quindío y departamentos aledaños ante el proyecto de gran minería La Colosa, que podría acabar con la vocación agrícola de la región, destruir vastas porciones de flora y fauna, agotar las fuentes de agua y hacer inviable la vida para cientos de miles de colombianos en esa zona.

Hoy Cajamarca se enfrenta a uno de los mayores retos de su historia ya que han sido convocados sus habitantes a las urnas para decidir, mediante una consulta popular, si desean que en su territorio se realicen las actividades de gran minería propuestas por la compañía sudafricana AngloGold Ashanti o si, por el contrario, prefieren mantener sus actividades tradicionales y por ende conservar el territorio para las generaciones futuras. Sin lugar a dudas, las constantes actividades de movilización de su gente en contra de este proyecto durante los últimos años, concluirán con una victoria rotunda a través de la refrendación ciudadana en esta consulta, expresó dicha entidad.

Manizales En Común le deseó al pueblo cajamarcuno éxitos en este proceso, que reivindica la democracia real y el poder de decisión de las poblaciones ante la posible vulneración de sus derechos y la afectación del patrimonio regional. Esperamos que tal y como sucedió en los municipios de Piedras, Tauramena y Cabrera, los habitantes de Cajamarca se pronuncien hoy masivamente a favor de los intereses nacionales y en defensa del agua, el territorio y la vida.