17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Ruiz tampoco se queda atrás

28 de marzo de 2017
28 de marzo de 2017
En la gráfica todavía se ve el glaciar del Ruiz.

Manizales, 28 de marzo de 2017. La majestuosidad del Ruiz, constituyó un impresionante foco de atención turística internacional. Un enorme glaciar cubría desde su cúspide hasta la base todo el lomo volcánico, dándole al paisaje montañoso un contexto de belleza y frescura.

En alguna época se practicó el esquí en el glaciar del Ruiz y vimos a las candidatas al Reinado Internacional del Café deslizarse con adecuados aditamentos en las nieves perpetuas, disfrutando ampliamente las grandes posibilidades que ofrecía para la práctica de este deporte.

Desde las calles de Manizales, veíamos a la distancia como una enorme sábana la masa glaciar del Ruiz, en un espectáculo de increíble belleza.

Pero hoy, la situación es bien diferente. El Ruiz está calvo y sus glaciares han desaparecido en un altísmo porcentaje por el cambio climático.

Según la Universidad Nacional, “Hay hipótesis pesimistas que afirman que dentro de unos pocos años no va a haber glaciar. Es claro que el cambio climático es una realidad, los glaciares tropicales van a desaparecer, de eso no hay dudas. En el largo plazo lo esperábamos y son cosas que derivan de las emisiones de CO2, que han acelerado procesos que la naturaleza se tomaba con más calma”.

Los resultados de un estudio de la Nacional, indican que cuando no existan los glaciares, las probabilidades de un lahar durante un episodio volcánico ya no son tan altas, se reduce la amenaza y los posibles niveles de inundación serán bajos, pues ya no está el componente de la fusión de hielo. Lo que sigue es tener especial cuidado con las fuertes lluvias, pues a largo plazo también pueden generar inundaciones severas en la cuenca del río Chinchiná.

Masas glaciares

actualmente sobreviven tímidamente solo seis masas glaciares, todas por encima de los 5.100 metros sobre el nivel del mar como son la Sierra Nevada El Cocuy, el Volcán Nevado del Ruiz, el Volcán Nevado del Huila, la Sierra Nevada de Santa Marta, el Volcán Nevado de Santa Isabel y el Volcán Nevado del Tolima.

En Suramérica, la tendencia es similar, con los glaciares ubicados en Argentina, Bolivia, Ecuador y Chile. Por ejemplo, en Perú, se tenía una cobertura glaciar de 850 km2 en 1930; luego se redujo a 680 km2 en 1970; y disminuyó a 620 km2 en 1990, es decir que en solo sesenta años perdió 230 km2 de nieve.

En seis años se extinguió 17% del área glaciar de Colombia

LA REPÚBLICA
Nota John Guzmán Pinilla

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) informó que la cobertura glaciar de Colombia en seis años disminuyó 17%, es decir, pasó de 45 kilómetros cuadrados a 37 kilómetros cuadrados. Además, hay una tendencia a perder entre 3% a 5% de área por año, lo que indicará que en las próximas dos a cuatro décadas podrían estar extintos los nevados.

Para el director del Ideam, Omar Franco, esto es preocupante y más teniendo en cuenta que es un efecto directo del cambio climático.

“Es muy probable que de continuar la actual tendencia de aumento térmico de la baja atmósfera, nuestros hijos y nietos no puedan apreciar, pisar, tocar y estudiar un glaciar colombiano. La situación no es amarillista, es una realidad y es triste. Entonces, es una responsabilidad ética e institucional producir información para que las siguientes generaciones de colombianos y de latinoamericanos, conozcan lo que sucedió con nuestra criosfera”, puntualizó Franco.

Un ejemplo claro que reflejó el Ideam fue la Sierra Nevada de Santa Marta, la cual ha perdido 92% de su área glaciar en el último siglo y medio. Esta no es una cifra menor y menos cuando se estableció que este glaciar puede llegar a desaparecer en 30 años.

“Nuestros amigos Arhuacos lo saben muy bien y nosotros también: se están extinguiendo muy rápido sus pequeños glaciares o La Nevada, como ellos la llaman”, sentenció Franco. Y es que más 6,7 kilómetros cuadrados actuales podrían desaparecer en el transcurso de las próximas tres décadas, además la Sierra Nevada de Santa Marta ha perdido en el último año 5,5% de su área glaciar, lo cual sobrepasa lo estimado a nivel nacional entre 3% y 4%.