27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Prototipo revive antiguo cable aéreo de Manizales

15 de diciembre de 2016
15 de diciembre de 2016

Manizales, 15 de diciembre de 2016. El sistema es similar al que funcionaba entre Manizales y Mariquita (Tolima), y pretende disminuir la dificultad que tienen los campesinos para movilizar su carga agrícola.

La iniciativa de Daniel Quintero Grajales, Alejandro Tabares Correa y Cristian Rodríguez Naranjo, del programa de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, se sustenta en una tecnología conocida en la región desde hace más de un siglo.

Por ello, recurriendo a un motor y un circuito para avanzar, pausar o retroceder los cables que sujetan la canasta, los jóvenes montaron este modelo pensando en brindar una solución práctica y funcional para las geografías empinadas, típicas de la región cafetera.

Fue así como el grupo de universitarios le agregaron dos columnas o torres de madera al dispositivo elaborado a escala, además de tensores de estabilidad.

“El prototipo es muy similar al que se usó tiempo atrás en la ciudad para transportar café, es decir que tiene dos soportes o columnas de un extremo a otro, y un sistema de cable tensionado por donde circula la canasta por efecto del motor de fuerza, que trabaja a seis revoluciones por minuto para garantizar una velocidad sin perturbaciones que afecten la carga”, anotó el estudiante Quintero.

El modelo también consta de un sistema de cuatro poleas, un cable fijo y otro motriz, este último lleva la carga que en promedio puede sumar 500 kilos en cada viaje.

“Por lo general esa carga se transporta hoy por cinco mulas en un recorrido que hacen por un territorio agreste y empinado, muy dificultoso, que requiere más tiempo y mano de obra”, indicó el estudiante Rodríguez.

Al respecto, el joven Tabares acotó que ese trayecto puede tardar hasta dos horas, tiempo que se reduciría ostensiblemente con el cable aéreo, promediando hasta media hora desde el punto más bajo donde se recoge el cultivo hasta llegar a la zona del beneficiadero.

“Basados en las precarias condiciones de los caminos de herradura, junto con las pendientes que tienen las fincas de la región, diseñamos dos modelos a escala diferentes: uno para ilustrar cómo quedaría montado el cable aéreo en su trayectoria, y otro en el que mostramos su funcionamiento”, sostuvieron los universitarios.

La longitud del sistema de carga varía según las necesidades y la topografía del terreno; asimismo su valor a la hora de construirlo a un tamaño real.

“Los costos también son variables según el material que se utilice. Un cable aéreo de 800 metros con toda la tecnología puede costar hasta 80 millones de pesos”, detallaron los jóvenes.

Los autores de la propuesta exhortan la necesidad de volver a aplicar una herramienta útil de transporte para inyectarle desarrollo al campo colombiano.

Antiguamente, cuando operaba el cable aéreo con una extensión de 71.823 metros, este iniciaba desde la estación La Camelia (donde hoy funciona el campus El Cable de la U.N.) hasta llegar a Mariquita. El sistema constaba de 376 torres de hierro.