27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

OJALÁ TODOS CUMPLAN

13 de diciembre de 2016

Dicen las información de prensa que las principales centrales de abasto del país llegaron a un acuerdo voluntario con el Gobierno para congelar los precios de cerca de 100 productos de primera necesidad, entre ellos la carne de res y de pollo, el pescado y los granos, durante la temporada navideña.

La época de fin de año la componen unos días en los que tradicionalmente todo sube de precio aprovechando la supuesta disponibilidad de los colombianos de un poco de más dinero de lo corriente por el pago de la prima de Navidad y, también, por la normal propensión a gastar más de lo habitual en las celebraciones navideñas.

La gente compra los acostumbrados regalos de Navidad, los antojos personales que se van acumulando durante el año y los productos para las celebraciones en familia de las noches de Navidad y año nuevo; y esto lo suelen aprovechar los negocios para ajustar sus precios y sacar el mayor beneficio posible.

Esto con el agravante de que las autoridades encargadas del control de precios, especialmente de los alimentos, no tienen la capacidad de atender las quejas de los consumidores y mucho menos de hacer una labor de verificación preventiva a los diferentes establecimientos donde se venden productos de primera necesidad.

Y claro, esto permite que los negocios de comida, los supermercados y en general de abastos hagan su agosto subiendo los precios, manteniéndolos durante todos los días de diciembre y buena parte de enero, y en no pocas ocasiones dejándolos por encima después de la temporada de principio de año.

Por eso, tiene tanta importancia el anunciado acuerdo entre las centrales de abastos y el Gobierno, así solo abarque los productos alimenticios y de consumo diario. El solo hecho de que se pueda mantener el valor de los productos de la Canasta Familiar en esta época, es ya una ganancia para los millones de colombianos.

Lo importante es que de verdad los precios no se aumenten antes de este 15 de diciembre, fecha de entrar en vigencia el acuerdo, porque lo contrario sería un engaño para los ciudadanos y una frustración para un esfuerzo que tiene mucho sentido social y de defensa de los ajustados ingresos de una gran mayoría de colombianos que apenas gana para su sostenimiento diario y el de sus familias.

EDITORIAL/DIARIO DEL OTÚN